Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comisión de Seguridad opta por volver al trazado de 2016 por problemas en nueva chicane

A partir de este sábado, con la disputa de la FP3, el Gran Premio de Catalunya se disputará en el trazado del Circuit de Barcelona-Catalunya utilizado el año pasado de forma provisional tras el accidente de Luis Salom, con la fatídica curva recortada y más lenta y la 'chicane' de la Fórmula 1, a raíz de la decisión de la Comisión de Seguridad reunida este viernes en base a los problemas de agarre y asfalto en la nueva 'chicane'.
"La decisión se tomó tras hablar con los pilotos el Día 1, y fue confirmada por la 'Safety Comission' el viernes por la tarde. El cambio se debe a los problemas que sufrían los pilotos por la modificación del trazado a la entrada de la nueva chicane", explicó Dorna en un comunicado.
El expiloto y miembro de dirección de carrera Loris Capirossi explicó que en la comisión de seguridad los pilotos se quejaron "un poco por el trazado". "Dicen que el trabajo no se ha hecho correctamente y que había muchos baches, han decidido volver al trazado del año pasado. Es por lo que estamos aquí, para asegurar la máxima seguridad. Hemos visto que en las caídas de hoy la moto se quedaba en pista, algo muy peligroso", reconoció.
De este modo, el debate abierto entre los pilotos, con sus detractores y defensores, sobre el nuevo trazado del Circuit de Barcelona-Catalunya, modificado a raíz del accidente mortal sufrido por el piloto balear Luis Salom hace un año y que deja un 'layout' más lento, más revirado pero a la par más seguro, ha terminado con la decisión de volver al trazado utilizado en la carrera de 2016.
El nuevo trazado tenía una longitud final de 4.652 metros, sólo tres menos que los 4.655 metros del usado en la Fórmula 1, y en esta cita del Mundial de MotoGP se probó sin éxito, en las tres categorías, de forma definitiva 'a priori'. Pero los problemas de agarre y de seguridad provocan el paso atrás.
El Circuit anunció en febrero la finalización de las obras para la modificación de su trazado, ya de forma definitiva desde 2017 en adelante, para cumplir con el requerimiento de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM). Ahora, habrá que ver la reacción de la FIM para saber qué trazado será utilizado una vez pasado este GP de Catalunya.
Con estos cambios, se usará la 'chicane' de la F1, como en el pasado GP de Catalunya de MotoGP tras el fatídico accidente que acabó con la vida del piloto español de Moto2 Luis Salom, en los segundos entrenamientos libres, con el objetivo de dar más seguridad a los pilotos una vez vista la peligrosidad de sufrir una caída en la 'chicane' nueva.