Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ricciardo sorprende en Azerbaiyán, Sainz y Alonso puntúan

El piloto australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) ha logrado este domingo sorprender a propios y extraños para llevarse la victoria en el Gran Premio de Azerbaiyán de Fórmula 1, tras una carrera muy movida que favoreció sus intereses y los de los dos españoles, que lograron puntuar, mientras el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) reforzó el liderato del campeonato al acabar por delante del británico Lewis Hamilton (Mercedes).
En la carrera más inverosímil de la temporada, un podio inédito fue el protagonista. Ricciardo logró aprovecharse de los errores de los demás para hacerse con un importante triunfo, el primero del equipo de la bebida energética y de él mismo esta temporada. Detrás, terminó el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) que, pese a sufrir un percance serio en la salida, logró remontar para terminar segundo.
El tercer escalón lo ocupó un gran Lance Stroll (Williams), en el que es el primer podio de su carrera deportiva, justo por delante de Vettel, que se vio involucrado en un feo gesto con Hamilton que le valió una penalización por conducta antideportiva. Sin embargo, el británico terminó por detrás del tetracampeón del mundo, que refuerza su liderato en el Mundial.
Mientras, los dos españoles también se beneficiaron de los percances de la carrera y, tanto Carlos Sainz (Toro Rosso) como Fernando Alonso (McLaren), lograron puntuar. El madrileño terminó en octava posición, mientras que el asturiano lo hizo justo por detrás, en novena, puntuando por primera vez en esta aciaga temporada para los de Woking.
Tras una salida muy movida, Carlos Sainz sufrió un trompo que le envió al vagón de cola. También chocó el Mercedes de Valtteri Bottas con el Ferrari de Kimi Räikkönnen, obligando al primero a parar en boxes. Vettel se vio beneficiado por esto y se marchó en búsqueda de Hamilton.
Hamilton, a ritmo de vuelta rápida tras vuelta rápida, fue abriendo hueco con el tetracampeón del mundo, que no podía seguir el ritmo del británico. Empezó a cimentar su triunfo desde el principio, a pesar de todos los cortes que sufrió el desarrollo de la carrera.
Por detrás, Alonso se divertía mientras trataba de quitarse de encima a los dos Sauber, siempre secundado por Carlos Sainz, pegado a su difusor. El asturiano llegó a marchar en quinta posición después de todos los sucesos que pasaron a lo largo de la primera mitad de la cita. Sin embargo, tiró de ironía a través de su radio para decir a sus ingenieros que era una pena porque "podíamos haber ganado la carrera".
Sin embargo, los coches de seguridad voltearon la situación, que se antojaba plácida para el tricampeón del mundo. Muchos incidentes de carrera, algunos de los cuales tuvieron una lenta respuesta por parte de dirección de carrera, se sucedieron y las cosas se apretaron, enfriando neumáticos que hacían que los coches es movieron sobre suelo resbaladizo.
En la vuelta 23, se decidió sacar bandera roja y suspender momentáneamente la carrera debido a la suciedad de la pista. Tras los numerosos toques y colisiones entre los distintos monoplazas, fue una decisión que motivó una conversación de Alonso con sus ingenieros. Tras ello, nada volvió a parecerse a lo que se había visto hasta entonces.
Con la reanudación, Daniel Ricciardo consiguió adelantar a los dos Williams para meterse en el podio, y con los problemas de Hamilton y la sanción de Vettel por colisionar deliberadamente contra el monoplaza del británico, logró pasar a liderar la carrera. Y, con el manejo de los tempos, al 'aussie' no le tembló el pulso para erigirse en el gran vencedor del día.
Y, por detrás, Stroll logró la machada para el equipo de Sir Frank Williams logrando el primer podio de su trayectoria y del año para los ingleses. De esta forma, se convirtió en el segundo hombre más joven en la historia en lograrlo, solo por 12 días con respecto a Max Verstappen (Red Bull), que este domingo abandonó.