Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernando Alonso: "Cuando dejas de correr te conviertes en un ídolo, cuando corres, eres criticado"

El piloto español Fernando Alonso (McLaren) tiene claro que una vez que uno se retira de la Fórmula 1 se convierte en "un ídolo", algo contrario a lo que suele suceder cuando aún estás compitiendo y se les critica mucho más que se les elogia.
"Cuando dejas de competir, te conviertes en un ídolo, cuando estás corriendo, eres criticado. Cuando paras, eres fantástico, pasó con Felipe (Massa) y con Mark (Webber)", confesó Alonso en declaraciones recogidas por la web de 'Autosport'.
Por otro lado, el asturiano celebró los cambios en el reglamento para el 2017 de cara a recuperar "esa sensación" de antaño con los monoplazas. "Ahora tenemos unos coches que son demasiado lentos y sin agarre. Estamos en un monoplaza, pero con la sensación de un GT. Creo los cambios harán que vuelva esa alegría de conducir, porque sentiremos el agarre y podremos apretar en las curvas", advirtió.
Además, el asturiano reconoció que los pilotos de los años 80, "grandes campeones", eran "los ídolos" de los actuales y que los de ahora "serán ídolos para los niños que van en karts ahora", aunque cree que las carreras de finales de los 80 y principios de los 90 hacían también "muy aburrida" a la F-1.
"Si ves una carrera ahora del año 85, 88 o del 92, te dormirás porque eran solo los dos McLarens (Senna y Prost), el cuarto era doblado y había 25 segundos de diferencia entre cada coche. Había diez coches que no terminaban porque la fiabilidad era así así", recalcó.
Pero desde entonces, Alonso opina que "la Fórmula 1 creció mucho". "Muchos fabricantes entraron en la Fórmula 1 en el 2000 y llegó mucha gente. Las audiencias televisivas y los espectadores llegaron a su máximo nivel y se abrió la Fórmula 1 a nuevos países y fue lo máximo", aseguró.
"Y, probablemente, no entendimos esa situación. Los costes eran muy altos, la tecnología era muy alta, así que algunos fabricantes se retiraron", lamentó el bicampeón del mundo.