Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FIA pide a los equipos de F1 que varíen el diseño de los coches tras el accidente del joven Billy Monger

Los equipos de Fórmula 1 deberán cambiar la configuración trasera de sus coches por motivos de seguridad, debido a un reciente accidente en la categoría de Fórmula 4 que le costó las dos piernas al adolescente británico Billy Monger, cuyo coche se estrelló con la parte trasera de otro automóvil detenido.
El director de seguridad de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Laurent Mekies, escribió a los equipos de cara al Gran Premio de Mónaco del próximo domingo, buscando modificaciones en los puntos donde los gatos se enganchan para elevar la parte trasera de los coches en los 'pitstops'.
"De acuerdo a los recientes incidentes estos últimos meses en diferentes categorías individuales, la FIA quería que todos los equipos de Fórmula 1 se aseguraran de que los puntos de levantamiento trasero no puedan actuar tan agresivamente durante este tipo de incidentes", explicó.
Además, Mekies considera que teniendo en cuenta la fuerza, diseño y posición de las zonas de enganche, estas puedan convertirse en uno de los "puntos iniciales de contacto" en un choque entre coches, que pueda "alterar el rendimiento de la estructura de choque" de aquel que recibe el impacto.
"El uso de diseños agresivos no estará permitido desde el Gran Premio de Mónaco en adelante", confirmó, teniendo en cuenta que el circuito de Mónaco es uno de los más lentos de la parrilla, con numerosos puntos ciegos que pueden provocar choques con otros coches estacionados, aunque los operarios a cargo de las banderas son expertos al advertir cualquier peligro y en la limpieza de desperfectos.
Algunos equipos ya contaban con una configuración adecuada, mientras que otros tuvieron que realizar revisiones para asegurarse que los puntos de enganche no sean el primer punto de contacto si un coche impacta con la parte trasera de otro automóvil.