Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una 'manita' de autoridad

El vigente subcampeón quería empezar con paso firme su retorno a la Copa del Rey. Y solventó el partido con gran autoridad. Hizo lo que tenía que hacer. Jugó a lo que debía jugar. Y superó con rotundidad al Universidad de Las Palmas. Es cierto que el fútbol actual está muy igualado, pero hay partidos en los que se demuestra y se plasma la diferencia de potencial. Eso sucedió anoche y el Atlético le metió una manita al conjunto canario. El partido de vuelta en el Calderón será un trámite en el que Quique Sánchez Flores, ayer dirigiendo teléfono en mano desde el palco, podrá hacer debutar a canteranos y darle minutos a Joel.
Concentración.
Estos partidos de ida de la Copa entre un equipo de Primera y unSegunda B suelen desarrollarse con el mismo guión. El grande sale alcampo con el máximo respeto al rival y con la máxima concentración. El objetivo del equipo de superior categoría es evitar una sorpresa y el del modesto, lograr dar la campanada. El Atlético cumplió todas las premisas y, aunque le costó un pelín entrar en el partido, lo tuvo siempre controlado.
El trivote que dispuso Quique con Raúl García, Camacho y Mario Suárez funcionó. Fran Mérida se movía entre líneas, igual que Diego Costa y Agüero buscaba la pelota con ganas de liarla. El Universidad de Las Palmas se plantó en el campo voluntarioso, con ganas de dar esa sorpresa. Pero el Atlético le neutralizó su fase defensiva con relativa facilidad. Futre y AngelSánchez fueron los que más presencia tuvieron, pero el Atleti fue mucho Atleti para ellos.
Más en As.com