Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lluvia se alía con Djokovic

La lluvia aplaza la final frente a DjokovicCUATRO
La final se aplaza a hoy (22:00, Canal+) y podrá recuperarse mejor
No conozco los rituales para convocar la lluvia, pero un día de descanso extra sería grandioso, sí". Las palabras eran de Novak Djokovic al finalizar su partido contra Roger Federer, que se disputó después del Rafa Nadal-Youzhny del sábado. El serbio había permanecido casi cuatro horas en la pista por poco más de dos el español. Y alguien debió darle la fórmula al de Belgrado. Porque un persistente aguacero obligó a aplazar a hoy (16:00 horas en Nueva York, 22:00 en la península) la final en la que el número uno puede conquistar su primer US Open y cerrar el Grand Slam.
Djokovic sólo iba a disponer de 20 horas de recuperación. El partido estaba previsto a las 16:30 de Nueva York. A las 19:30, las nubes no paraban de descargar agua. Y se decidió mandar a los jugadores a sus hoteles. El serbio acababa de ganar un día de recuperación.
Ya por la mañana, a las 11:15 horas, Rafa Nadal tuvo que esperar para entrenarse en la Arthur Ashe, la gran pista central de 23.000 espectadores. Habían caído unas gotas y se vio obligado a trastocar sus planes. Cuando comenzó, los operarios pusieron en marcha unos enormes secadores ante el enfado del mallorquín, que no se centraba con el ruido.
Flushing Meadows ya vivió dos episodios iguales en las dos ediciones anteriores, cuando la final también se pasó al lunes. En 2008, el huracán Hanna provocó el caos en las pistas. En 2009, las tormentas del fin de semana mandaron el Del Potro-Federer al lunes al retrasarse las semifinales. Hoy no se prevén chubascos, pero sí un dia nublado.
Dos de los cuatro Grand Slam cuentan con cubiertas retráctiles en sus pistas centrales para hacer frente a las inclemencias climatológicas. En Melbourne, la Rod Laver y la Hisense Arena instalaron este sistema, más por el fuerte calor del verano austral que por las lluvias. La Catedral de Wimbledon la estrenó el año pasado. Roland Garros, que estudia una mudanza, piensa también en un estadio cubierto y visitaron La Caja Mágica en Madrid.