Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lista de México es un suplicio para Del Bosque

Barça y Sevilla presionan para que libere a sus jugadores
El pasado lunes, el seleccionador estaba decidido a llamar al mayor número posible de mundialistas para el engorroso amistoso contra México (el miércoles, a las diez de la noche por TVE-1) pero ayer las dudas habían hecho mella en el cuerpo técnico de la Federación ante las presiones de los clubes, especialmente del Barcelona y del Sevilla, para que libere a sus internacionales porque tres días después tienen que jugar el partido de ida de la Supercopa de Europa.
Tanta ha sido la insistencia de estos dos clubes, que Del Bosque ha citado hoy a Hierro a las diez de la mañana en Las Rozas para un último intercambio de opiniones.
Pero no parece que Del Bosque sea permeable a las presiones (no lo ha sido nunca) aunque sus íntimos reconocen que "esta lista de México le está dando más quebraderos de cabeza que la del Mundial, que ya tiene narices. Se ha convertido en un suplicio".
Los planes de Del Bosque pasan por llamar hoy al número máximo de internacionales, entre ellos a cuatro o cinco jugadores del Barcelona (Busquets seguro porque Javi Martínez irá a Finlandia a jugar con la Sub-21) y a uno, Navas, y puede que dos (Negredo porque Torres está lesionado) del Sevilla. Su idea al comenzar la semana era llamar también a los internacionales del Real Madrid, y echar mano de algunos de los jugadores que no se pudo llevar al Mundial pero que incluyó en la lista de 30 premundialistas. Entre ellos estaban Senna, Cazorla, Diego López, Güiza y Monreal. Riera es otro que ha sido fijo para el seleccionador hasta que Benítez le apartó de los entrenamientos, y podría volver porque no se presenta mejor ocasión.
Frente a esta presión de los clubes, que piensan en sus intereses por encima de los de la Selección, a favor de Del Bosque está la baza de los mundialistas, que quieren jugar en el estadio Azteca. Varios de ellos se lo dijeron directamente al despedirse en Barajas tras el éxito de Johannesburgo. Además hay otro factor a tener en cuenta: el del miércoles es el último amistoso antes de comenzar la fase de clasificación para la Eurocopa 2012, y no quiere despistes.