Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los grandes del fútbol sí estarán en Suráfrica

Cristiano Ronaldo, Benzema, Forlán y Henry, entre otros, jugarán con sus selecciones en el próximo Mundial tras superar sus selecciones las eliminatorias de repesca.
Martin Hansson, el árbitro sueco que escatimó en la pasada Champions un triunfo al Atlético en Anfield al señalar un penalti inexistente de Pernía a Gerrard, se convirtió ayer en el protagonista del encuentro entre franceses e irlandeses. Hansson se tragó una clamorosa mano de Henry en la jugada del tanto francés. El azulgrana la controló con su mano y la sirvió a la línea de gol, donde Gallas remachó el gol a la red. Squillaci incurrió en fuera de juego antes.
El error del colegiado echó por tierra el magnífico trabajo de los irlandeses, quienes devolvieron el 0-1 de la ida con un gol de Robbie Keane, quien pudo anotar otros dos más al presentarse solo ante el meta francés Lloris, una noche más el héroe de los galos.
En la previa del partido decía Miroslav Blazevic, seleccionador de Bosnia, que sus chicos iban a "jugar como lobos hambrientos". Y más que hambrientos parecieron desfallecidos, famélicos, porque Bosnia ni siquiera trató de suplir la falta de calidad en su juego con empuje y garra. Sorprendentemente, Portugal se encontró con un partido plácido que sentenció gracias a la calidad de Nani y al buen disparo de Raúl Meireles. Así, Cristiano Ronaldo podrá jugar el Mundial de Suráfrica.
Uruguay 1 - Costa Rica 1
Uruguay se convirtió hoy en la última selección en clasificarse para el Mundial de Sudáfrica 2010 tras empatar a un gol ante Costa Rica en un partido tenso y duro en el que los locales fueron mejores, pero en el que terminaron sufriendo y pidiendo la hora ante la tardía reacción de los Ticos.
Un gol de Sebastián Abreu en el minuto 69 destapó la alegría uruguaya, que fue rápidamente transformada en angustia por Walter Centeno en el minuto 73, que neutralizó la ventaja y puso el miedo en el cuerpo de los charrúas por primera vez en el partido, hasta entonces claros dominadores del encuentro.
Más información en As.com