Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un golazo de Tiago soluciona un mal partido del Atlético (1-2)

El golazo de Tiago da la victoria al Atlético en Noruegacuatro.com
El Sevilla golea (4-0) al Karpaty; pero el Villarreal pierde (1-0) con el PAOK y el Getafe (0-3) con el Sttutgart.
Un gol en fuera de juego de Agüero al principio del partido y un impresionante golazo del portugués Tiago (agarró el balón en el centro del campo, y tras driblar a tres rivales -a uno de ellos con un espectacular caño-, chutó desde lejos) al final del mismo dieron la victoria al Atlético en el complicado estadio (eran muchos los encuentros que el Rosenborg llevaba sin perder en Europa en casa) Lerkendal de la ciudad noruega de Trondheim. El Atlético no empezó mal, pero poco a poco se fue desinflando y el Rosenborg se hizo con el dominio del partido. Así, en el minuto 52 Henriksen empató. Pero el golazo de Tiago deja a los rojiblancos con el pase a dieciseisavos mucho más claro. Tras un dudoso arranque en el grupo B, las dos victorias ante los noruegos permiten a los de Quique firmar su pase ganando en el Calderón al Aris.
El que sí hizo los deberes fue el Sevilla. Goleó al Karpaty con tantos de Alfaro (2), Cigarini y Negredo. Ahora, los de Goyo Manzano son líderes del grupo, pero les resta enfrentarse al PSG y al Borussia de Dortmund, mientras estos tienen 'accesibles' los tres puntos frente al Karpaty.
Los que se han complicado su clasificación son los futbolistas del Villarreal, tras perder 1-0 en su visita al PAOK griego. Ahora los de Garrido son terceros de grupo, y deberán vencer al Zagreb en casa para acceder a octavos.
El que parece que deberá despedirse pronto de su experiencia europea es el Getafe. Los de Míchel fueron goleados por los alemanes del Stuttgart (0-3) en un pésimo partido que les dejan casi sin opciones de alcanzar la siguiente ronda. El técnico asumió su responsabilidad tras el partido: "La culpa es mía, dejad a los jugadores", afirmó.