Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Levante se toma la revancha y derrota al Zaragoza

Zaragoza - LevanteEFE

El Levante ha conseguido la victoria en su visita al Zaragoza (0-1), en el partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga BBVA, en un duelo en donde el solitario gol del canterano Rubén García fue suficiente para derrotar al conjunto maño.

Después de la victoria 'in extremis' del Zaragoza en su visita al Ciutat de Vàlencia en el partido copero, precisamente el autor del tanto del triunfo, Carlos Aranda, era baja por este nuevo duelo junto a Adam Pinter, quien se lesionaba en el calentamiento. Por su parte, el Levante viajaba a la Romareda con el único objetivo de cobrarse su revancha y continuar alargando así su buena racha fuera de casa.
Comenzó el partido temeroso, con ambos equipos manteniendo el orden táctico sobre el verde para la tranquilidad de los dos porteros bajo los palos. Sin embargo, poco a poco el Levante comenzaba a volcar el campo hacia la meta rival y, en un primer aviso, a punto estuvo Barkero de conseguir el primero de la mañana con un sorprendente disparo que repelió el palo.
Además, fue en el área visitante en donde se produjo una de las jugadas más polémicas del partido, cuando David Navarro despertaba de nuevo los fantasmas con un codazo sobre Sapunaru que el colegiado no vio. Del más que posible penalti y roja a favor del Zaragoza, se pasó al tanto del Levante tras una indecisión en la defensa maña que Míchel aprovechó para la llegada del canterano Rubén García, quien fusiló a Roberto en el minuto 19 al adelantarse a su par.
Perforada la portería rival, el Levante juntó líneas y cedió la iniciativa al Zaragoza para aprovechar su velocidad a la contra pero, con el balón en los pies, los de Manolo Jiménez no conseguían transformar la posesión en ocasiones de gol. Así, los primeros 45 minutos se cumplieron y, a la vuelta del descanso, el entrenador local movió el banquillo con un doble cambio en busca de la tecla idónea para lograr la remontada.
Precisamente Edu Oriol, uno de los elegidos para esa misión, se convertía en uno de los hombres más peligrosos de los locales. Encerrado el Levante en su área, el Zaragoza hacía méritos para el empate aunque era el recién entrado El Zhar, quien disponía de la mejor ocasión de la segunda mitad con un disparo que salió desviado por poco.
Ya en los últimos minutos, se vivió un final de partido sin tregua e incluso los de Manolo Jiménez pidieron un nuevo penalti, esta vez por mano, de Juanlu. Además, Postiga rozó el empate y Juan Ignacio Martínez sufría en la banda al ver cómo una inexplicable pérdida de tiempo de Lell cuando ya tenía amarilla, suponía la expulsión del alemán. Así, el partido murió en el área del Levante, que finalmente lograba los tres puntos.