Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valdez mantiene con vida a Pellegrino

Valencia - Athletic ClubEFE

Un cabezazo de Valdez en el tiempo de descuento mantuvo con vida al Valencia y a su técnico, Mauricio Pellegrino, tras culminar una remontada de tintes épicos frente al Athletic Club (3-2), al que pudo doblegar gracias a la expulsión de Ander Herrera a 20 minutos del final.

El Athletic, que recuperó una notable versión en la primera mitad, se acercó a aquel equipo que maravilló a toda Europa el pasado curso. Sin embargo, la expulsión de Herrera y la presencia del paraguayo Valdez cambió la cara al Valencia, que sentenció a los vascos en apenas un minuto. En 60 segundos pasó del 1-2 al 3-2.
Los de Bielsa no merecieron tal castigo, sobre todo por cómo entendió el duelo y atacó al Valencia, algo hundido al comienzo del choque. Aduriz, a los 18 minutos, estableció el primero de la noche con un zurdazo que sorprendió a Guaita. El vasco no lo celebró por su pasado 'che'.
Poco después contestó Soldado, que puso el 1-1 desde el punto de penalti, aunque sin merecimiento de los valencianistas, con más acierto que fútbol. No obstante, este tanto no amedrentó a los leones, que volvieron a recurrir a Aduriz para ponerse por delante cuando se alcanzaba la media hora de partido.
Con este marcador se llegó hasta el minuto 89, pero con el ímpetu local y la mala interpretación del Athletic de los minutos finales deparó la sorpresa. Primero fue el Tino Costa, que remachó con la derecha un balón perdido y la defensa rojiblanca fue incapaz de sacar bajo palos.
Y cuando todo indicaba al 2-2 como resultado final apareció la cabeza de Valdez, el gran protagonista del encuentro. El delantero, ex del Hércules, provocó un estallido de liberación en Mestalla que, además, disfrutó de Éver Banega, que regresó a los terrenos de juego tras ocho meses de lesión.