Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los árbitros podrán suspender los partidos en la Copa Confederaciones por actitudes discriminatorias

Los 36 árbitros encargados de dirigir los encuentros de la Copa Confederaciones Rusia 2017, que comenzará a partir de este sábado con el choque entre la anfitriona y Nueva Zelanda, tendrán la autoridad de detener cualquier partido si se producen actitudes discriminatorias por parte de los aficionados, según ha anunciado la FIFA este jueves.
De esta forma, los colegiados presentes en el torneo internacional, que también contarán con videoarbitraje (VAR) y detección automática de goles (DAG), tendrán la facultad de interrumpir un encuentro y realizar un llamamiento público para poner fin a cualquier comportamiento improcedente y segregacionista que esté teniendo lugar en las gradas.
Además, en este mismo procedimiento cuyo objetivo es promover el juego limpio, el programa de la Copa Confederaciones incluye la posibilidad de detener temporalmente el juego en caso de que el problema persista o, incluso, a suspenderlo definitivamente si no cesa por parte de los aficionados presentes.
"Estos son cambios revolucionarios en la lucha global contra la discriminación que marcarán la edición 2017 de la Copa Confederaciones", afirmó en un comunicado el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, quien ya 'explotó' hace unas semanas contra los "idiotas" que promueven actitudes racistas en el fútbol.
De igual forma, la asociación internacional presentó una propuesta para el despliegue de funcionarios 'antidiscriminación' con el objetivo de detectar y erradicar este tipo de comportamientos discriminatorios. Una medida urgente que ya habían probado con anterioridad en las eliminatorias mundialistas mediante observadores entrenados por la red FARE (Fútbol Contra el Racismo en Europa).