Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Valencia pide cita al Levante pese a caer en el Pizjuán

Soldado no se cansa de anotarEFE

El Valencia ha perdido (2-1) ante el Sevilla en el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, pero ha conseguido clasificarse para los cuartos tras aprovechar el 1-0 del encuentro de ida, que le permitirá enfrentarse al Levante en la próxima ronda.

El conjunto de Unai Emery, que viajó al Pizjuán con el colchón que les otorgó el gol de Jonas la noche de Reyes, no tuvo en contra la eliminatoria en ningún momento. El brasileño volvió a ser protagonista, pero esta vez como arquitecto en la jugada que definió el choque. Jonas buscó la espalda de la defensa nervionense y su pase llegó a las botas de Soldado, que no falló ante Javi Varas. Corría el minuto 66 y el Valencia ya había hecho lo más difícil. El '9' valencianista -máximo goleador nacional en lo que va de curso- definió con el interior a las mil maravillas.
El Sevilla, a contracorriente, pronto dio respuesta al tanto visitante. Después de buscar la jugada por banda, así como el centro para el remate de Negredo, Cáceres se decidió a tirar desde lejos. El central probó suerte y el rechace de Alves cayó en los pies de Rakitic, que no perdonó.
El 1-1, sólo seis minutos después del gol de Soldado, avivó las esperanzas del equipo de Marcelino, sobre todo cuando Víctor Ruiz --en propia meta-- daba ventaja a los locales. El zaguero del Valencia intentó ceder con el pecho a su portero, pero le imprimió demasiada fuerza y acabó por anotar para el rival.
Cuando el Sevilla logró el segundo gol, quedaban los tres minutos de añadido que decretó el colegiado. En esos 180 segundos los andaluces tuvieron la posibilidad de llevarse la eliminatoria, pero Kanouté --recién entrado al campo-- no acertó con la meta rival. El delantero africano remató de cabeza un centro de Reyes que salió por poco.
De esta forma, el Valencia consiguió el billete para los cuartos de final, donde se medirá al efervescente Levante, revelación del curso, en lo que será un derbi valenciano. Por su parte, el Sevilla -que agradece el fichaje de Reyes- debe centrarse en la Liga, única fuente que le dará de beber hasta que acabe la temporada.