Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Del Nido no ve "favorito" en el derbi y "no contempla" el cese de Marcelino

El presidente del Sevilla, José María del Nido, recalcó este jueves que no ve ningún "favorito" en el derbi andaluz de este sábado ante el Real Betis, cuyo máximo mandatario, Miguel Guillén, cree que su rival es "favorito", y pidió no renunciar a su estilo.

Los dos dirigentes participaron en un acto cordial en el Salón Colón del Ayuntamiento de la capital hispalense, junto al alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, y ambos demostraron su actual buena relación.
Así, Del Nido quiso quitar presión a su equipo. "No veo favorito a ninguno de los dos equipos. Ahora mismo llegamos muy igualados, aunque el Sevilla, como es su obligación, irá a vencer al Benito Villamarín", advirtió a los medios de comunicación.
El abogado recordó que si tuvieran "20 puntos más que el Betis" sí diría que son los favoritos. "Lo que es pasa es que no tenemos más que tres. Lo único que me preocupa es que el Sevilla esté a su nivel, el resto me preocupa poco", confesó, sin entrar a valorar las declaraciones de Pepe Mel, técnico bético. "Nosotros, la motivación la intentamos hacer internamente y no externamente. Me parece magnífico lo que diga", subrayó.
Igualmente, advirtió que sin este derbi "falta algo en la ciudad", un partido que espera que la afición disfrute al estar los dos equipos en "lo más alto del fútbol". "Cuando la magia de este partido se une, no hay quien lo supere", indicó, subrayando las relaciones "excelentes" entre ambos clubes.
Lo que sí tiene claro es que el entrenador sevillista Marcelino García Toral no corre peligro pase lo que pase, pese a la respuesta de la afición, a la que consideró "soberana". "Yo soy respetuoso con ella, porque es el alma mater del Sevilla, pero la responsabilidad es mía y yo digo que la posibilidad del cese de Marcelino no se contempla", resaltó.
"Hoy almuerzo en la ciudad deportiva con la primera plantilla y espero transmitirle lo que es el sentimiento sevillista para este encuentro y el sábado tenemos una oportunidad de hacer ver a esos profesionales que defienden la camiseta y el escudo de cómo vivimos los sevillistas un enfrentamiento ante el rival de la ciudad y de cómo queremos que lo vivan ellos", aseveró Del Nido.
Finalmente, al mandatario sevillista le preguntaron por el recibimiento del Villamarín, e hizo referencia al argentino Helenio Herrera, que salía antes que los jugadores para recibir las iras del público. "Ojalá tuviera yo esa habilidad para llamar la atención hacia mí y quitarle presión a los jugadores. Eso sería síntoma de que empezaríamos el partido con un gol nuestro a favor", sentenció.
Zoido: "Debe ser el derbi de la concordia"
Por su parte, su homólogo en el Real Betis, Miguel Guillén, que se estrena en su estadio en un derbi como presidente, solicitó que el choque "sea una fiesta para todos".
"Es un partido importante para los dos equipos y tenemos que demostrar a España que las aficiones de Betis y de Sevilla saben comportarse, hay que hacer un derbi ejemplar para el resto del mundo. Queremos una normalidad que se plasme en las taquillas, donde béticos y sevillistas se acerquen a retirar sus entradas, y olvidando tiempos peores donde la directiva no estuvo a la altura", apuntó Guillén, que resaltó que tanto Mel como Marcelino "han demostrado la magnífica relación que tienen".
Sin embargo, sí ve "favorito" al conjunto sevillista "por clasificación". "Pero en un derbi puede pasar cualquier cosa y nosotros vamos a ser fieles a nuestro juego. Es la única manera de poder ganar el derbi", avisó.
El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, coincidió con el dirigente verdiblanco al afirmar que sería "deseable" que el derbi se convirtiera en "una de las fiestas importantes de Sevilla, cada vez que se celebre", y destacó la importancia de ambos clubes para la imagen de la ciudad.
Así, subrayó la importancia de los dos clubes para la vida de la ciudad, su imagen y el desarrollo de la marca 'Sevilla' y valoró el "equilibrio, sensatez y sentido común" que imponen ambos Consejos de Administración en este asunto. "Debe ser el derbi de la concordia", insistió el alcalde, que señaló que este deporte es "pasión y sentimiento y hay que disfrutar de la fiesta del fútbol".
En la misma línea, la concejal de Cultura, Educación, Deportes y Juventud, María del Mar Sánchez Estrella, abogó porque los equipos den imagen de "madurez y cordialidad desde el respeto por lo que sucede en el campo y en la grada". "Sin perder la típica rivalidad, sólo se debe hablar de buen fútbol y ejemplo de deportividad, recuperando la normalidad y tranquilidad y desterrando el odio", añadió.