Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿La segunda crisis de Cristiano? Bajón dos años y medio después del "estoy triste"

“Es muy difícil ser Cristiano, de verdad”. Jorge Mendes se ha ‘cansado’ estos días de explicar los motivos de la polémica fiesta de CR7, que sigue siendo mejor jugador del mundo y que le dará la vuelta a la situación en poco tiempo. Cristiano Ronaldo pasó por su primera gran crisis a principios de la temporada 2011-12, con el famoso “estoy triste y en el club lo saben”, y ahora se producen varios factores que podrían indicar que está atravesando un bajón: falta de gol, la agresión en Córdoba, la polémica fiesta de cumpleaños o mal momento personal.

El 2 de septiembre de 2012, Cristiano Ronaldo encendió las alarmas del madridismo al confesar tras un partido en el Bernabéu que estaba triste. Era la primera crisis del portugués en el Real Madrid. Cristiano reclama más atención y cariño por parte de todos los estamentos del club y recondujo ese mal momento para relanzar su carrera con más fuerza todavía. CR7 pedía más mimos de la grada y el apoyo institucional de los dirigentes ante las críticas que le llegaban desde fuera. Con el paso de los partidos, los goles y una renovación de contrato que se rubricó a final de ese curso, Cristiano volvió a sonreír.
Ahora, tras la gala del Balón de Oro, el portugués ha perdido la sonrisa. Cristiano Ronaldo atraviesa una mala racha desde ese 12 de enero y su polémico ‘siiiiii’. Desde entonces ha jugado seis partidos en los que ha marcado tres goles, con un tanto al Atlético en Copa y un doblete al Getafe en Liga. Ante Espanyol, Córdoba y Atlético en Liga no fue capaz de ver puerta y se le vio fallando en jugadas que no tiene acostumbrada a la afición blanca.
La agresión a Edimar en Córdoba, que le dejó dos partidos alejado de los terrenos de juego, le ha marcado un comienzo de año en el que no levanta cabeza tras el Balón de Oro. El portugués no está fino de cara al gol, perdió el norte contra los de Djukic en Liga, y después, tras la dolorosa derrota ante el Atlético en el Calderón, la polémica fiesta de cumpleaños que tanto está escociendo a los blancos.
Cristiano siempre está sometido a una gran presión y en este mes de enero su vida privada también ha sido noticia por su ruptura con Irina Shayk. El portugués tiene muchos frentes abiertos pero como se ha encargado de afirmar su representante, Jorge Mendes, estos días, “Cristiano le dará la vuelta al tema”.
La gran preocupación del Madrid es que Cristiano vuelva a ser feliz sobre el terreno de juego porque eso será síntoma de que el equipo vuelve a ganar y dar buenas noticias a la afición. El portugués está de bajón pero ya se ha levantado en otras ocasiones y aún está a tiempo de hacerlo esta temporada porque ahora es cuando empieza lo realmente importante, ¿recuperará Cristiano su mejor versión este curso?