Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los aficionados blancos bromearon al llegar a Varsovia con una frase: “¡Seguimos vivos!”

El Real Madrid recorrió esos cuatro kilómetros que separaban el hotel del estadio con total tranquilidad. Los jugadores de ambos equipos fueron ligeramente escoltados y la afición totalmente identificada. Algunos aficionados madridistas se permitieron el lujo de bromear al grito de: “¡Seguimos vivos!”