Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Zaragoza no pone problemas a la Real

Real Sociedad - ZaragozaEFE

La Real Sociedad se ha impuesto al Zaragoza (2-0) en el partido correspondiente a la cuarta jornada de la Liga BBVA, disputado este domingo en Anoeta, un resultado que deja a los vascos en la zona de media tabla mientras que los maños se quedan al filo de los puestos de descenso.

Ninguno de los dos equipos demostró nada sobre el terreno de juego. Las ocasiones llegaron con cuentagotas a lo largo de los 90 minutos del partido y la afición de Anoeta se fue contagiando poco a poco por el ambiente y no tardaron en empezar a pitar. El Zaragoza no estaba realizando un buen partido y la Real no lo estaba aprovechando así que la gente comenzó a desesperarse.
La primera parte pasó de soslayo, con la única ocasión de Griezmann, cuando el galo se coló dentro del área aprovechando un pase en profundidad de De la Bella en el minuto 34, pero no era capaz de batir a un Roberto que hacía gala de sus reflejos.
La segunda mitad fue completamente diferente. El Zaragoza no había aprovechado los desajustes vascos de los primeros 45 minutos, así que los blanquiazules tomaron el mando en la segunda parte. Montanier había dejado claro a sus jugadores que tenían que desarrollar un juego con mucha más profundidad y lo cumplieron a rajatabla.
Una jugada a balón parado rompió la igualada. Iñigo Martínez se aprovechaba de un fallo a la hora de defender un córner de la zaga maña y ponía el 1-0 en el marcador. Corría el minuto 56, quedaba aún mucho partido por disputarse pero las sensaciones del Zaragoza le daban los puntos virtualmente a la Real Sociedad.
Al Zaragoza le faltaba sangre. No tenía ninguna pinta de que fueran a buscar el empate y menos cuando Paredes cometió un penalti muy tonto sobre Vela. El mexicano no perdonaba y transformaba el 2-0 en el marcador, un resultado que fue imposible de remontar para el Zaragoza.