Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué pasó con Casillas al terminar el partido ante la Juve? ¿Por qué se tapó la cara?

El Real Madrid no luchará por la Undécima. La Juventus despertó a los blancos del sueño en el que se convertían en el primer equipo en conseguir dos Champions League de manera consecutiva. La decepción se apoderó de todos en Chamartín, pero Casillas era el más afectado. El portero no encontraba consuelo tras un empate en su estadio que les dejaba fuera de Berlín. Su tristeza al terminar el partido era más que evidente... ¿Fue el último partido de Iker en el Bernabéu?

Sonrisas y lágrimas en el Bernabéu. La alegría de los italianos contrastaba con la tristeza de los merengues. El único madridista contento, Álvaro Morata, el verdugo del equipo de sus amores en las semifinales de Champions. El madridista más triste: Iker Casillas. Una vez terminado el partido, las cámaras de televisión captaban como Ronaldo, visiblemente enfadado, desaparecía engullido por el túnel de vestuarios. El siguiente objetivo de los focos era el capitán, Iker Casillas.
AUDIO: Desconsolado al final del encuentro
Iker CASILLAS
El 'Santo' abandonaba el área y con la mirada perdida se acercaba al círculo central. En su interminable paseo recibía el consuelo poco eficaz de Jesé Rodríguez, que no servía de alivio. ¿En qué pensaba el portero?. Probablemente en todas las emociones de los 90 minutos previos. El capitán recibió el apoyo de su afición durante todo el encuentro. En el inicio con una pancarta que pedía respeto para el portero, tras el descanso al grito de "Iker, Iker" y con aplausos tras alguna de sus intervenciones. La más importante fue en el minuto 69. Vidal filtraba un pase a Marchisio, que acomodaba su cuerpo para dar la puntilla al Madrid y chutaba a portería. Pero ahí estaba Casillas, sacando una mano que mantenía vivo a su equipo.
Casillas

Sin embargo, esta vez no fue suficiente y el gol de Morata echaba a los madridistas de su competición fetiche. Aunque si hay algo en el ADN madridista es la lucha hasta el final, y Iker quiso ayudar a su equipo dejándose el alma en cada acción. Con el descuento ya en el marcador, el portero salía de su portería con el balón controlado hasta casi el medio del campo, donde cedió la pelota a uno de sus compañeros. Pero esta no sería la única vez que Casillas abandonaba su zona de influencia. A un minuto del final, el capitán sacaba de banda en el centro del campo. El árbitro pitaba falta de saque y la Juve, fiel al espíritu italiano, consiguió que esos 60 segundos finales fueran intrascendentes.
CASILLAS
Y el partido se acabó. Iker caminaba desconsolado, sin rumbo, triste. La final se había escapado, pero había algo más. Se llevaba las manos a los ojos, con la camiseta se cubría la cara, ¿intentaba tapar su llanto? ¿pensaba que era su último partido en el Bernabéu?. Mucho se ha hablado en los últimos años de la situación de Casillas en el Madrid. Muchas veces se ha hablado de su marcha, ¿se materializará este verano?, ¿parecía llorar el capotán por esta razón?. La temporada para el Real Madrid, salvo ecatombe del Barcelona, ya ha concluido. La última jornada de Liga, Real Madrid-Getafe y la posibilidad de que Keylor ocupe la temporada. Si así fuera, éste empate con sabor a derrota podría haber sido el último partido de Casillas en el Bernabéu esta temporada y... ¿el último como jugador del Real Madrid?.