Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Piensa más Cristiano Ronaldo en sí mismo que en el beneficio del Real Madrid?

Cristiano Ronaldocuatro.com

Si Cristiano Ronaldo fuera un personaje de Stars Wars sería el hilo conductor de toda la saga, pues está en continuo conflicto interno consigo mismo. Y es que el portugués se debate entre mantenerse en ‘La Fuerza’ o pasarse al ‘Lado Oscuro’.

Ayer en el partido de Liga frente al Almería dio muestras de su lado más noble al dejar claro al Bernabéu que el segundo gol del Madrid no fue obra suya, sino que fue un tanto en propia puerta del defensa Mauro dos Santos; pero minutos  después no ocultó su cabreo porque Arbeloa le quitará el tercer gol madridista en boca de gol.
Se nota que la lucha por el pichichi entre Cristiano Ronaldo y Messi es esta temporada tan encarnizada como lo está siendo la carrera entre Madrid y Barça por el título de Liga. Tras los dos tantos del argentino el pasado martes frente al Getafe, el pichichi seguía siendo el portugués (39), pero seguido muy de cerca por el crack azulgrana (38). Con este Barça cada día más intratable, y con un Messi que parece haber recuperado su mejor versión, Cristiano parece especialmente sensible  con el asunto del registro goleador. Ayer CR7, más que celebrar los goles del Real Madrid (ya fueran en propia meta del Almería o de su compañero Arbeloa), parecía incluso molesto con que los tantos no fueran obra suya. Su rostro le delató cuando confesó que el segundo gol blanco no era cosa suya. Pero ya con el tercero, sacó toda su rabia remachando a la red después de que su compañero le birlara el gol en la línea de gol y marchándose al centro del campo con cara de pocos amigos. En ningún momento una sonrisa, una celebración, una alegría, una felicitación a su compañero… A Cristiano Ronaldo le pesaba más no haber anotado él, que el hecho de que el equipo continúe la pelea por la Liga con el Barça.
¿Son afortunados los gestos de Cristiano Ronaldo? ¿Se equivoca en pensar en sí mismo más que en el benefició del equipo? ¿Ve bien el madridismo su hambre de gol? ¿La ambición personal le hace más grande o perjudica su imagen?