Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristiano, solo ante el peligro en Balaídos

Cristiano llegaba a Vigo con el gol rondándole la cabeza. El delantero portugués quería marcar en un campo tan difícil y volver a ser clave con su equipo. Además, sin la compañía de Bale y Benzema debía ser el líder, más si cabe, de la delantera. A los ocho minutos ya consiguió su gol y a partir de ahí, más tranquilo, trabajó y colaboró con todo el equipo. Ronaldo, terminó exhausto.