Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tarta sorpresa para Mourinho en su 49 cumpleaños

Felicidades MísterReal Madrid

Jose Mourinho cumple 49 años. Y para demostrar que todo en el club blanco es paz y armonía, la página web del Real Madrid ha colgado una noticia con las imágenes que muestran una tarta de cumpleaños para el técnico portugués. Lástima para el técnico blanco que sus jugadores no pudieron regalarle una victoria ante el Barcelona en el partido de Copa del Rey.  Ya por la mañana Sergio Ramos felicitó al míster vía Twitter. "Felicidades Mister!! Encantado de tenerte", expresa.

Antes de empezar la sesión, y cuando técnicos y jugadores estaban ya sobre el césped, los dos primeros capitanes del Real Madrid, Iker Casillas y Sergio Ramos, aparecieron con una tarta al tiempo que el resto de compañeros cantaban el 'Cumpleaños feliz', informa el web del club.
Mourinho, encantado, sopló las velas de la tarta que sujetaba el defensa sevillano, que tenía un escudo del Real Madrid y la leyenda 'Felicidades Mister', mientras los jugadores ovacionaban a su entrenador, en una nueva muestra del buen ambiente que se vive en la plantilla.
Todo parecía normal en la sesión de entrenamiento de hoy. Sin embargo, "el técnico se dio cuenta cuando ambos futbolistas salieron al centro del campo con una tarta al tiempo que el resto de compañeros cantaban el “Cumpleaños feliz”. El portugués, sorprendido, sopló las velas en medio de un ambiente distendido, recibiendo una calurosa ovación de la plantilla y el resto del cuerpo técnico allí presentes", cuenta la página web del Real Madrid.
Ramos se defiende
Por otro lado el defensa del Real Madrid Sergio Ramos se congratuló de que el club blanco vaya a recurrir ante el Comité de Competición la segunda amonestación que recibió en el clásico del miércoles ante el FC Barcelona y que significó su expulsión.
El camero vio la segunda amarilla en el minuto 87 por, según el acta, "disputar el balón a un contrario con el brazo en alto de forma peligrosa", y Sergio Busquets se queja de que le golpeó en la cara, algo que Sergio Ramos niega.
"Me alegra que el club recurra mi segunda tarjeta amarilla, porque, a pesar de que algunos no paren de revolcarse, ni le toco", señala en su cuenta de 'twitter', censurando el comportamiento de su compañero de selección.