Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rozó la expulsión, provocó el penalti… Sergio Ramos no tuvo su día en el Calderón

Ejerció de capitán y comenzó liderando a los suyos. Pudo marcar de cabeza en los primeros minutos, pero se fue diluyendo a medida que avanzó el derbi y terminó impreciso. Por si fuera poco, provocó el penalti que abrió el marcador para el Atlético de Madrid, falló en su marca en el segundo gol rojiblanco y debió terminar expulsado por doble amarilla en una mano clara al final del partido.