Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mourinho, ¿cuestionado por su vestuario?

José Mourinho, Real Madridcuatro.com

La derrota del Real Madrid ante el Barcelona no ha quedado en el terreno de juego. La última humillación blanca ante los blaugranas ha calado en el vestuario y ha abierto heridas entre jugadores y entrenador. Según el diario Marca, el vestuario blanco no pasa por su mejor momento y la tensión entre jugadores y entrenador va en aumento. Mourinho habría acusado a los jugadores españoles de no defenderle y de ser los "protegidos" de la prensa.  

José Mourinho confesaba tras la derrota en el clásico que el vestuario blanco "está triste, pero tranquilo". Sin embargo, la tristeza parece no ser el único problema de los blancos tras el varapalo ante el Barça. Según el diario Marca, el enfrentamiento con Ramos y otros jugadores tras el clásico es un capítulo más de la pérdida de confianza de los jugadores en el portugués.
Según este rotativo, Mourinho habría espetado a Sergio Ramos que "me habéis matado en la zona mixta". Éste solo sería la primera parte del encontronazo de Mou con los suyos ya que el enfrentamiento con Ramos habría salpicado a Iker Casillas y el portero habría contestado. El arquero habría gritado "Míster, aquí las cosas se dicen a la cara, eh?!".
Mourinho recriminó al sevillano Ramos el gol de Puyol por no cumplir sus órdenes y le preguntó si "ahora juegas a ser entrenador". Según Marca, Ramos no guardó silencio y le contestó a Mou que "como usted nunca se ha vestido de corto, no sabe que a veces se dan esas situaciones" en las que hay que cambiar los marcajes.
La alineación del Real Madrid ante el Barça de Guardiola ha sido uno de los puntos más criticados tras la derrota y los ataques de los jugadores a su míster han trascendido fuera del vestuario. La última derrota de los madridistas en el clásico podría haber sido la constatación de la pérdida de confianza de los suyos.