Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Real Madrid se entona para el clásico

El Real Madrid se ha impuesto al Deportivo (5-1) en el partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga BBVA, disputado este domingo en el Santiago Bernabéu, por lo que los blancos continúan a ocho puntos del FC Barcelona antes de enfrentarse al 'clásico' mientras que los gallegos se quedan a dos puntos del descenso.

El Real Madrid se ha impuesto al Deportivo (5-1) en el partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga BBVA, disputado este domingo en el Santiago Bernabéu, por lo que los blancos continúan a ocho puntos del FC Barcelona antes de enfrentarse al 'clásico' mientras que los gallegos se quedan a dos puntos del descenso.
El equipo blanco se tuvo que rehacer después de que los blanquiazules se adelantaran en el marcador, pero supo hacerlo y no le pasó como en pasadas jornadas. El Real Madrid pareció en ocasiones al de la pasada campaña aunque siguió recordando en muchos momentos al de las primeras jornadas de la competición, cuando caminaba por los campos dejándose los puntos.
Mourinho había salido de inicio con sorpresas. Xabi Alonso y Arbeloa descansarían por primera vez, así que Modric y Khedira formarían el doble pivote, jugando Sergio Ramos de lateral derecho. Pocos dudaban de que fuese un mal momento para reservar a Xabi Alonso pero los rumores comenzaron cuando el Deportivo marcó el primero. A los 16 minutos de partido, Riki se aprovechaba de un desajuste defensivo entre Pepe y Varane para plantarse solo ante Casillas y batirlo por bajo.
Los madrileños volvían a verse con el marcador en contra y los nervios no tardaron en aparecer. Mourinho no se sentaba ni un segundo y el cuarto árbitro llamaba la atención al banquillo blanco una y otra vez.
Además, el Deportivo se estaba creyendo que podía sacar algo positivo del Bernabéu y había adelantado sus líneas, algo que le acabó costando caro porque los blancos no tardaron en empatar. Di María encaraba a Manuel Pablo al borde del área y el defensor le hacía una falta que Ayza Gámez decretaba como un dudoso penalti que Cristiano no desaprovechó para poner el 1-1.
El empate cambió radicalmente el partido. Los gallegos se volvieron a echar atrás mientras que los blancos buscaron la remontada por todos los medios. Cristiano quería su segundo gol pero no está tan acertado como en otros comienzos de temporada y Aranzubía se interpuso en su camino en varias ocasiones. Sin embargo, el cancerbero vasco no consiguió detener a Di María, que ponía el 2-1 en el minuto 38, aprovechándose de un rechazo propio y del despiste de la zaga gallega.
El partido era otro y el Real Madrid quería más. Los blancos acechaban la portería de Aranzubía y consiguieron el tercero antes del descanso, gracias a un nuevo desajuste de la defensa blanquiazul. Sergio Ramos se colaba dentro del área intentando batir sin éxito a Aranzubía, pero Cristiano Ronaldo fue más rápido que los defensas y cabeceó el rechazo al fondo de la red.
El 3-1 con el que el partido se fue al descanso determinó cómo iban a ser los segundos 45 minutos. Mourinho sabía que los gallegos iban a tener poco margen de reacción, así que continuó con sus rotaciones, dando acceso a Kaká. El brasileño jugaba sus primeros minutos de la temporada en partido oficial y no lo desaprovechó. Además, sus compañeros sabían que tenía una nueva oportunidad de demostrar que puede ser el de antaño y lo buscaban una y otra vez.
El encuentro perdió en revoluciones en la segunda parte pero el marcador continuaba moviéndose. Pepe ponía el 4-1 tras una falta botada por Xabi Alonso, a falta de 20 minutos para el final, y Benzema y Kaká buscaban el quinto de todas las formas posibles pero sería Cristiano Ronaldo el que conseguiría su primer 'hat-trick' de la temporada marcando poniendo el 5-1 definitivo, de nuevo desde el punto de penalti.