Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benzema vuelve a lo grande

Real Madridcuatro.com

El Real Madrid se ha impuesto al Athletic Club (5-1) en el partido correspondiente a la duodécima jornada de la Liga BBVA, disputado este sábado en el Santiago Bernabéu, un resultado que deja a los blancos a dos puntos del segundo puesto de la clasificación, mientras que los vascos se quedan a cuatro del descenso.

Benzema sentenció con dos zarpazos, aunque finalmente el árbitro dio el primero a Aurtenetxe, a un Athletic desdibujado sobre el césped, que mostró muchas dudas y que no encontró su juego en ningún momento del encuentro. Los de Mourinho, por el contrario, estuvieron muy cómodos, con el control absoluto del centro del campo y con constantes llegadas peligrosas a las inmediaciones de Iraizoz.
Los rojiblancos comenzaron el partido con mucha intensidad, presionando muy arriba la salida del balón de los madrileños y teniendo la posesión del balón, pero no consiguieron crear ninguna acción de peligro y poco a poco se fueron resquebrajando. El Real Madrid se sentía cada vez más a gusto sobre el campo y llegaban las ocasiones. Cristiano Ronaldo y Callejón estuvieron a punto de inaugurar el marcador pero fue finalmente Benzema el que puso el 1-0. El galo controlaba un balón en largo de Modric y batía con una vaselina al meta vasco, que se quedaba a media salida.
El Athletic desapareció por completo tras el gol y la goleada parecía inminente. La zaga vasca no conseguía frenar las oleadas blancas y sólo la mala suerte hacía que el 1-0 siguiera luciendo en el electrónico hasta que Ramos apareció en el minuto 30. El andaluz remataba una falta botada por Özil desde la banda derecha y ponía el 2-0, un minuto antes de que Benzema dejara sentenciado el partido con un disparo al filo del área con el que batía a Iraizoz (3-0).
Bielsa, que esperaba en cuclillas a que le llegara la inspiración, ponía a calentar a un Llorente que era ovacionado por el Bernabéu. Los aficionados blancos saben que le queda poco de contrato y pedían a gritos la incorporación del riojano, mientras que en el campo el Athletic empezó a encontrar su juego. Así, poco a poco, los vascos se fueron acercando a la portería de Casillas y acabaron reduciendo distancias por medio de Ibai aprovechando un despiste defensivo (3-1) al filo del descanso.
En la segunda parte, la tónica volvió a ser blanca. La entrada de Llorente no le dio solvencia al ataque vasco y Casillas no vio peligrar su portería en ningún momento, mientras que Iraizoz veía cómo los balones llegaban una y otra vez a sus dominios. Cristiano Ronaldo buscaba desesperadamente su gol pero era Benzema el que mandaba en el ataque blanco. El galo aprovechaba un pase al hueco de Ronaldo para ponerle un balón franco a Özil para que estableciera el 4-1.
La polémica se instalaba en el Bernabéu porque justo en la jugada anterior, Teixeira Vitienes había dejado de señalar un claro penalti de Coentrao, que tocaba el balón con la mano dentro del área. Sin embargo, el colegiado no lo decretó y el partido pasó de un posible 3-2 a un 4-1. Fue la sentencia definitiva para el Athletic, que le echaba ganas pero que no encontraba su juego y que tuvo que ver cómo Khedira cerraba la goleada con un disparo desde dentro del área, en el minuto 72.