Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La noche de CR7: jugó con globos, marcó y… ¡acusó de robo en plena celebración!

El 37º gol de Cristiano Ronaldo en lo que llevamos de Liga BBVA no fue suficiente para hacer feliz al portugués, que se quejó amargamente por un penalti no señalado después de que Amaya le derribara dentro del área. En su celebración, hizo un gesto refiriéndose al 'robo' del linier.

Crsitiano Ronaldo

El Real Madrid visitaba el Estadio de Vallecas con la presión de sumar los tres puntos sí o sí tras el triunfo del Barça contra el Almería. Enfrente se encontró un Rayo Vallecano que, además de quitarle la posesión de la pelota, puso en aprietos a los de Ancelotti con varias llegadas peligrosas en la primera parte. Fue precisamente antes del descanso cuando vimos una de las imágenes del encuentro, Cristiano jugaba con unos globos naranjas que habían caído al terreno de juego.
Del Cristiano juguetón al Ronaldo cabreado

Al descanso se llegó 0-0 y en la segunda parte salió con mayor intensidad. En uno de los acercamientos merengues a la portería de Cobeño, Cristiano se metió en el área, amagó con el disparo, recortó a Amaya y el central le derribó. ¿Penalti?, no lo vieron así árbitro y asistente provocando la indignación del portugués, que además veía la amarilla por simular.

El 'robo' en la celebración

En el minuto 68, tras una buena jugada de Carvajal por la banda derecha, Cristiano abría el marcador con un cabezazo que batía a Cobeño. El '7' merengue se levantó para celebrar su gol y antes de saltar a ritmo de su famoso "¡Uhhh!" tuvo tiempo para hacer un gesto de hurto con la mano derecha mientras en sus labios parecía entenderse como decía: "Robar, robar".
Minutos más tarde, sería el propio Ronaldo quien asistiría a James para que el colombiano hiciera el 0-2 definitivo. Tal era el enfado del portugués que, con el partido terminado, seguía quejándose por la pena máxima no pitada que además le costó una amarilla que le impedirá medirse al Eibar el sábado a las 16.00 horas.