Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La 'potencia con control' del Atlético de Madrid, clave para el choque de la revancha

atleticuatro.com

¿Quién dijo violento? El Atlético del 'Cholo' Simeone ha aprendido a manejar la intensidad de los derbis a su antojo, y sobre este principio ya encadena 7 choques frente al eterno rival sin conocer la derrota. Decía el anuncio que "la potencia sin control no sirve de nada", y Simeone lo tiene bien aprendido.

Cada derbi de esta temporada ha reforzado la teoría de que el 'Cholo' Simeone tiene cogida la medida al Real Madrid y su esquema pero, ¿qué significa esto? La clave del Atlético reside en su extraordinaria capacidad para gestionar la intensidad de los partidos, más si cabe cuando tiene enfrente al Real Madrid de Carlo Ancelotti. Los números no mienten: El Atlético hace más faltas, es más tarjeteado, pero se las ingenia para no sufrir expulsiones, ganar más balones divididos y salir victorioso de los envites contra los blancos.
Los últimos seis enfrentamientos de la capital de España nos han dejado 'piques' personales de todos los colores. El Atlético de 'Cholo' ha sido acusado de 'violento' las más de las veces. Pero si miramos la estadística de tarjetas rojas, máximo castigo individual sobre el césped, descubrimos que los colchoneros no han visto ni una desde que Carlo Ancelotti dirige la nave blanca. Los de 'Carletto', sin embargo, sufrieron la expulsión de Luka Modric en la vuelta de la Supercopa de España.
¿Quién dijo violento? La palabra adecuada es intenso. En la ida de octavos de la Copa del Rey, el Atlético se hizo fuerte en el Calderón para despachar al Madrid por 2-0 (Giménez y Raúl García). Los colchoneros cometieron 23 faltas en el encuentro, más que en cualquier otro derbi esta temporada, y vieron seis tarjetas amarillas. Los blancos, con sólo 10 faltas cometidas, se llevaron cuatro amonestaciones. Dicho de otro modo, el Madrid repartió menos 'estopa' en el campo pero tuvo mayor porcentaje de faltas castigadas con tarjeta (40%) que el Atlético (28%), que ha aprendido a jugar mejor sus cartas.
Determinadas cifras individuales de aquel partido ratifican esta teoría. Mientras que Fernando Torres hizo cinco faltas, la defensa del Madrid al completo se quedó en cuatro (Arbeloa, Ramos, Varane y Marcelo, más Carvajal que entró en la segunda parte). Para colmo blanco, Marcelo, Carvajal y Ramos vieron la amarilla, mientras el 'Niño' se libró del castigo. Pudo haber sido mayor el estropicio merengue si Clos Gómez no hubiera perdonado la roja a Sergio primero, y a Álvaro Arbeloa después tras un feo pisotón a Gabi.
No obstante, es el último derbi el que mejor ejemplifica esta tendencia, un escandaloso 4-0 en el Vicente Calderón que se define por sí mismo. Mario Mandzukic fue el futbolista que más duelos ganó en aquel partido: 14 de 17 que disputó, un tremendo 82%. Gabi, hombre fuerte de la medular colchonera, se llevó el 66%. El Madrid no tuvo respuesta ante el ímpetu rojiblanco y sucumbió de manera estrepitosa. El resultado, uno de esos que se recuerdan durante décadas, no fue casualidad.
Raúl García podría repartir clases de intensidad a muchos de los futbolistas de nuestra liga. El navarro es, sin necesidad de partir como titular en todos los partidos, el hombre que más duelos ha ganado en los derbis jugados esta temporada en ambos conjuntos, 50 en total. Él ejemplifica la 'intensidad inteligente' que el 'Cholo' ha convertido en dogma dentro del vestuario rojiblanco. Decía el anuncio que "la potencia sin control no sirve de nada". Simeone y sus chicos lo tienen bien aprendido. En el Real Madrid, tratándose de derbis, todavía no se han enterado.