Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido empezó con las protestas del Barça pero acabó con las del Athletic

La grada, el banquillo y los jugadores no estuvieron de acuerdo con la actuación del colegiado. Demasiadas faltas no pitadas o amarillas que no se sacaron. Luis Enrique no quiso hablar sobre el árbitro y el resultado favorable para el Barça hizo que las quejas se pasasen al otro lado del campo.