Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos padres agreden a un árbitro en un partido de benjamines en Salamanca y provocan una persecución policial

niño jugando al futbolcuatro.com

En la mañana del sábado 23, dos padres agredieron a un árbitro en el transcurso de un partido de la categoría benjamín y provocaron una persecución policial en los aledaños del campo. El último gol no gustó en la grada y decidieron saltar al campo para zarandear y agredir al colegiado. El encuentro se suspendió y los servicios del club local llamaron a la Policía Local. Después de una larga persecución y un accidente que dejó a un coche de policía casi inservible, se ha identificado a uno de los sospechosos, mientras que el segundo se encuentra en paradero desconocido.

La realidad supera a la ficción. Algo mal se está haciendo en los campos de fútbol, cuando los propios padres, delante de sus hijos, no dudan en saltar al campo y agredir a un árbitro que en muchos casos no llega ni a la veintena. La violencia sigue salpicando al fútbol, algo que no se puede permitir. El caso del pasado sábado en Salamanca, se une a una larga lista de deplorables acontecimientos.
El campo de fútbol del barrio de Pizarrales acogió el partido de liguilla local de categoría entre los equipos Pizarrales C y Salamanca FF (14:00). Un encuentro entre niños de 9-10. Un partido de alta tensión.
El colegiado Ignacio Vivas, extremeño, afrontaba su primer partido en la categoría, y después de una consecución de ‘errores’ el ambiente en la grada comenzó a caldearse. A falta de unos minutos para el final, el encuentro iba empatado (2-2) pero tras una jugada dudosa en el que un defensor local recibió una patada, el conjunto visitante marcó el 2-3. En ese mismo instante, varios individuos saltaron al césped y agredieron al colegiado. Le zarandearon e insultaron, por lo que se suspendió el partido. El árbitro y los servicios del campo, se pusieron en contacto con la Policía Local que se presenció en el campo.
Al llegar las dos patrullas al recinto, el coche con los individuos en el interior salió a una gran velocidad. Comenzó así una persecución por el barrio de Pizarrales y terminó con un accidente a dos manzanas del campo. El coche de los presuntos agresores, un Volvo verde, colisionó con un coche y el coche de Policía, a su vez, colisionó con otro. Finalmente se detuvieron en una calle cercana al accidente (C/ Tomillar), y al ver que no tenía salida se fueron a la fuga a pie. Uno de ellos ha sido identificado, pero el otro sigue en busca y captura por la Policía Local.
Sin embargo cabe destacar, que en la prensa local todavía es una incógnita si los agresores del árbitro son los mismos que se dieron a la fuga y provocaron la persecución. Aunque todo señala que sí, la Policía todavía está investigando lo ocurrido.