Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Osasuna necesita un rescate

Zaragoza - OsasunaEFE

El Zaragoza se ha impuesto a Osasuna (3-1) en el partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga BBVA, disputado este sábado en La Romareda, un resultado que deja colistas a los navarros mientras que los maños se quedan a cuatro puntos del descenso.

Los fallos y los nervios por esquivar de la zona baja de la clasificación se apoderaron de los dos equipos. Los maños comenzaron golpeando fuerte, encontrándose con un gol a las primeras de cambio, después de que Postiga se aprovechara un despiste en el corte de Lolo y se colara dentro del área para batir a Andrés.
Sólo habían pasado cuatro minutos y el Zaragoza ya mandaba en el marcador aunque su juego tampoco era digno de merecerlo. Sin embargo, un Osasuna muy descafeinado, como en lo que lleva de temporada, no hacía méritos para buscar el empate. Los maños se encontraban muy cómodos sobre el césped, ya que Osasuna no creaba ningún tipo de peligro.
Eran los mejores momentos del Zaragoza cuando Osasuna consiguió el empate. En la primera llegada del conjunto navarro, Armenteros cogió el balón en el centro del campo y fue avanzando hasta el área maña sin que ningún jugador zaragocista le pusiera impedimento. Una vez al borde del área, optó por el disparo, que se coló pegado al poste de la portería de Roberto.
El 1-1 no hacía ningún tipo de justicia, ya que Osasuna no había hecho absolutamente nada hasta el momento, pero con el empate se encontró mucho más cómodo. El Zaragoza desapareció del terreno de juego y los navarros lo aprovecharon para dominar. Sin embargo, los maños se vengaron y consiguieron el 2-1 cuando mejor estaba Osasuna, con un centro de Víctor Rodríguez que tocó en Timor y se acabó metiendo en la portería, al filo del descanso.
En la segunda mitad, Mendilibar movió el banquillo con la intención de ir a por el empate. Lamah y Nino entraban en el campo buscando un juego mucho más ofensivo, pero no sirvió de nada, ya que el Zaragoza sentenció. Raoul derribaba a Movilla dentro del área y Apoño no desaprovechaba la oportunidad para poner el 3-1 definitivo desde el punto de penalti.
De esta forma, el Zaragoza se queda en una zona tranquila de la clasificación mientras que Osasuna continúa colista, con un solo punto. Además, los maños rompen con esta victoria una racha de ocho años sin ganar con Pérez Lasa como árbitro.