Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Espanyol vence en la vuelta de Aguirre al Reyno de Navarra

Osasuna - EspanyolEFE

El Espanyol ha conseguido la victoria en casa de Osasuna por 0-2 gracias a los goles de Héctor Moreno y Wakaso, y seguirá en la zona cómoda de la tabla lejos del descenso mientras que Osasuna se mantiene decimoquinto por las derrotas de Granada y Zaragoza, tras la disputa de la trigésima jornada de la Liga BBVA que se celebró este domingo en el estadio Reyno de Navarra.

Los hombres de Aguirre saltaron al campo con la intención de romper su mala racha en Pamplona, donde habían perdido en sus últimas cuatro visitas. Empezó dominando el encuentro con claras ocasiones en los primeros minutos. Osasuna por su parte se perdía en envíos demasiado largos para llegar a la meta contraria que la precipitación hizo que no funcionaran.
Los locales fueron poco a poco ganando terreno y acercándose a la puerta de Casilla. La mejor ocasión llegaría en el minuto 30 cuando un buen contraataque culminaba con un tiro a las nubes de Kike Sola. A parte de esa oportunidad no tendrían muchas más en la primera mitad.
Tras el descanso el equipo catalán volvió a lanzarse con todo para abrir el marcador. Fruto de su insistencia llegó el primer tanto del partido en el minuto 50. Un saque de esquina botado por Wakaso encontró la cabeza de Héctor Moreno que conectó un potente cabezazo para poner el 0-1 en el electrónico.
Osasuna pareció remontar con la entrada de Patxi Puñal, que le lavó la cara al equipo. Con su nueva disposición consiguieron perforar la meta rival pero el gol de Nino fue anulado por fuera de juego. En los minutos finales Wakaso salvó una salida descontrolada del guardameta de Osasuna y tiró a puerta vacía desde 30 metros para cerrar el marcador.
Al final, Aguirre pudo celebrar su vuelta a la que fuera su casa la temporada pasada con una victoria que permite al Espanyol mantenerse muy alejado del descenso y soñar con alguna carambola que le permita jugar en Europa la próxima campaña. Osasuna por su parte se mantiene decimoquinto gracias a las derrotas de Granada y Zaragoza, pero no puede permitirse más tropiezos si no quiere entrar en la zona de peligro.