Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joaquín regala los tres puntos a un Málaga invicto en La Rosaleda

Málaga - ValladolidEFE

El Málaga se impuso este sábado al Valladolid de Djukic en la octava jornada de la Liga BBVA sobre el césped de La Rosaleda con un gol de Joaquín 'in extremis', por lo que los andaluces se afianzan en lo alto de la tabla, continúan invictos en su feudo, y se resarcen con un triunfo en el último momento, similar a su derrota en el Calderón la pasada fecha.

El conjunto de Manuel Pellegrini optó por continuar la filosofía de juego que tan buenos resultados le ha dado esta temporada. Manejó el balón, lo monopolizó. Sin embargo, el alto número de bajas que acusa, principalmente las de Monreal y Toulalan, provocaron que el equipo tardara en adaptarse.
Posesión, sí. Pero no ocasiones en el arco pucelano, defendido por el venezolano Dani Hernández. El trabajo de Sereno y Valiente en el repliegue y el cierre de filas en torno a su arco era de nota. A la contra, y con balones a la espalda de la defensa, los de Djukic, avisaron. Así, Omar dribló a tres rivales y disparó dentro del área. Willy Caballero la repelió, pero el balón cayó en los pies de Manucho, libre de marca. El delantero angoleño alargó su estado de gracia con un nuevo tanto.
Rukavina pudo agrandar la brecha. También Ebert, que recogió el balón tras un error de Willy Caballero en el despeje. El disparo fue a las manos del guardameta. Respondería el Málaga de la mano de Saviola, que puso la primera ocasión manifiesta de gol tras una pared con Portillo --muy activo en todas las zonas de la cancha--, pero el balón golpeó el lateral de la red.
Una vez Recio ganó peso y se asoció con Camacho, el Málaga ganó en verticalidad. Después de que La Rosaleda reclamara dos penaltis inexistentes, llegó el tanto del empate. Eliseu entró por banda, pisó área y se la cedió a Isco, hasta entonces desaparecido entre Baraja y Víctor Pérez. El ex valencianista la colocó por abajo a la izquierda del arco.
PARTIDO DE IDA Y VUELTA
El Valladolid puso en serias dificultades a los locales. Pellegrini optó por sacar a Santa Cruz, tras las llegadas de Omar y Manucho. El partido dejó de tener un dominador claro en la segunda mitad para convertirse en una sucesión frenética de ocasiones, la mayoría del Málaga. Más si cabe tras la expulsión de Manucho. Isco, Santa Cruz o Saviola la tuvieron, pero el gol no llegó. Ni siquiera Joaquín anotó un penalti cometido sobre Saviola.
Fue Joaquín quien pudo estrellar el balón contra las redes en la segunda mitad. Olvidó su error para aprovechar un rechace en el área pequeña y sentar al guardameta vallisoletano. El estadio estalló y vio como su equipo manejaba el encuentro con seguridad hasta el pitido final.