Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Espanyol recibe a un Celta en caída libre este sábado a las 22.00 en Energy y mitele

celtacuatro.com

Sólo un punto separa a Celta y Espanyol en la tabla clasificatoria. Algo difícil de creer hace un par de meses, cuando los célticos eran el equipo revelación y había quien los ponía en la lucha por el título. Esta jornada, como las últimas ocho, buscarán una victoria que les sirva de bálsamo el sábado a las 22.00 h en Energy y mitele.es.

El Celta pasa por uno de esos períodos en los que todo te sale mal, independientemente del empeño que pongas. El club lleva viviendo de las rentas de un inicio espectacular demasiado tiempo. Hoy, sólo un punto le salva de su inmediato perseguidor, el Espanyol, con el que se verá las caras este fin de semana.
Para los célticos ya son ocho partidos de Liga sin ganar, una cifra que duele doblemente para un conjunto que empezó el año luchando contra el orden establecido, durmiendo en Europa por costumbre. En Copa, asaltó San Mamés esta misma semana para acabar muriendo en la orilla y caer eliminado. Demasiado castigo para un equipo con madera europea, consumido por el foso de una temporada aciaga.
Así llega a Cornellà (o Power8, que es quien paga), inmerso en una crisis deportiva de grandes proporciones. El Espanyol huele la sangre y quiere sacar tajada de la depresión celeste, como tantos otros han hecho. En Copa, ante un Valencia desafortunado y conformista, los pericos acabaron remontando la eliminatoria en su estadio para pasar a cuartos a costa de uno de los grandes favoritos. Pintan bastos para el Celta ante unos periquitos crecidos.
Los celestes han llegado en su particular caída a esa zona incierta de la tabla donde de un día para otro pasas de soñar con Europa a luchar por la salvación. Una derrota de los de Berizzo podría mandarles más allá del décimo puesto. Tras verse no hace mucho cortejando a las reinas del baile, hoy empezarían a coquetear con las más feas: los puestos de descenso. El Espanyol, que poco o nada le debe a los gallegos, tendrá mucho que decir en este asunto.