Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empate que sabe a poco para Betis y Depor

Ambos equipos llegaban a este partido con la ilusión de acercarse un poco más a su objetivo, pero el resultado les priva de ello. Se adelantó el Depor con el gol de Riki y empató Jorge Molina para el Betis. Los andaluces siguen persiguiendo el sueño europeo, mientras que los gallegos continúan con la agonía del descenso.

Betis y Depor llegaban con urgencias diferentes al  Villamarín (unos pendientes de Europa y otros de la permanencia), pero el partido ponto se puso de cara para los de Fernando Vázquez. Riki aprovechó un córner del Betis para coger el rechace, galopar desde el centro del campo hasta el área bética y definir perfectamente ante Adrián colocando el 0-1 en el marcador.
El tanto de los gallegos amedrentó un poco a los jugadores del Betis, que en los minutos posteriores vieron como los gallegos buscaban insistentemente poner tierra de por medio en el encuentro. Riki se erigió en el puñal del Depor y puso varias veces en aprietos a Adrián.
Según iban pasando los minutos, los de Pepe Mel recuperaron el balón, se ubicaron mejor denro del campo y se volcaron en la búsqueda del empate. Beñat y Jorge Molina llevaron el peligro local, e incluso pidieron penalti en una acción sobre el propio delantero alicantino que el árbitro no pitó. Con el 0-1 se llegó al descanso.
Tras la reanudación, el Betis comenzó volcado, y  así consiguió su premio. Jorge Molina fue el más pillo de la clase y tras un buen control y regate dentro del área gallega, cruzó el balón para que Aranzubía no pudiera llegar. 1-1 y toda la segunda parte por delante.
Ambos conjuntos echaron el resto y buscaron insistentemente el gol que les permitiera seguir soñando con sus objetivos, ya que el empate no ayudaba a ninguno. El árbitro tuvo que lidiar con alguna jugada polémica que no dejó indiferente a nadie. Los gallegos pidieron penalti a Pizzi que el colegiado sacó fuera del área, mientras que los locales pidieron la expulsión de éste mismo jugador por doble amarilla.
En los minutos finales el encuentro se volvió loco, de ida y vuelta, con oportunidades en las dos áreas, y con los porteros como protagonistas. Pero el resultado no se movió y las tablas dejan a ambos conjuntos como estaban.