Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Deportivo pone las ganas y el Málaga la efectividad para ganar en Riazor (0-1)

El Málaga se llevó la victoria de un Riazor extraño, con uno de los fondos vacío por la ausencia de los Riazor Blues, con una gran eficacia en su juego. El equipo de Gracia se aprovechó del ambiente raro y con un gol de Sergi Darder en la primera parte venció a los de Víctor Fernández, que se quedan tocados tras la derrota.

Todos los ojos estaban puestos en la grada de Riazor. Se esperaba ver qué reacción iban a tener los aficionados habituales en Liga a lo que sucedió el pasado domingo en los aledaños del Vicente Calderón y la grada no paró de cantar contra el presidente del club gallego, Tino Fernández, y contra el Frente Atlético. El silencio del fondo de los ausentes Riazor Blues no se notó demasiado por los ánimos del resto de los hinchas.
El Deportivo de la Coruña intentó evadirse de lo que sucedía en la grada e intentó dominar al Málaga. El equipo de Víctor Fernández maduró mucho las jugadas y si no llega a ser por Kameni, los gallegos se hubieran adelantado en varias ocasiones. El portero sacó una mano salvadora a Postiga en el área pequeña y además hizo la parada del partido en un penalti ante Cavaleiro. Kameni adivinó el sitio por el que disparó el jugador del Depor y salvó el primer tanto del encuentro.
El Málaga no llegó mucho en la primera parte pero con una tuvo bastante. Sergi Darder enganchó un disparo desde 35 metros que pilló a contrapié a Fabricio y se coló por el poste derecho del portero del equipo gallego. El Deportivo no se vino abajo y continuó con el control del partido pero ya era a remolque de un Málaga, que estaba muy cómodo sobre el césped de Riazor.
Víctor Fernández lo intentó con algo más de pólvora arriba y Cavaleiro volvió a rondar el gol con un disparo al poste. Kameni estaba intratable, tanto por sus paradas como por la suerte que le estaba acompañando en Riazor. El camerunés se hizo daño en un balón aéreo en el gemelo pero por suerte para los de Gracia pudo continuar el partido.
El Deportivo lo intentaba pero se estrellaba una y otra vez contra la defensa del Málaga. El equipo andaluz sobrevivió al control del conjunto gallego y se llevó los tres puntos para seguir en la zona alta de la tabla y dejar muy tocado al Deportivo de Víctor Fernández.