Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Betis comienza la 'Feria de Abril' en el Benito Villamarín

Empate en el partidazo del Benito Villamarín, en el que el Sevilla se llegó a poner 0-3 en la primera mitad con dos goles de Rakitic y uno de Negredo. Al filo del descanso Pabón marcó para el Betis, que acabó empatando el encuentro en la segunda mitad con los goles de Rubén Casto de penalti y Nosa.

El Betis comenzó el partido con algo más ambición y pronto dispuso del dominio del balón y de alguna ocasión sobe el área rival. Pero fue el Sevilla el que golpeó primero tras una buena contra conducida por Reyes, sirviendo a Rakitic un pase largo que el croata aprovechó para batir a Adrián en el minuto 6 de partido.

El balcánico, que había contraído matrimonio el pasado miércoles, habiendo entrenado menos durante la semana,  volvió a ser protagonista minutos después, al marcar el segundo de su equipo tras una combinación con Negredo. El tanto fue muy discutido por el Beis, ya que no debió subir al marcador. Negredo estaba en fuera de juego en el momento del pase de Rakitic.
El Betis se hundió con este segundo tanto, hecho que aprovechó Negredo para redondear el marcador con el tercer gol sevillista. El delantero batió por alto a Adrián tras una buena asistencia de Reyes. Era, solamente, el minuto 32.
Algunos aficionados comenzaron a irse del Benito Villamarín, abrumados por la momentánea goleada de su eterno rival. Pero no sabían que ahí comenzaba la remontada de su equipo. Justo antes del descanso, un error de la defensa sevillista, fue aprovechado por Pabón para acortar distancias en el marcador. Con el 1-3 se llegó al fin de la primera mitad.
Tras la reanudación, el Sevilla salió dispuesto a sentenciar el parido, con Navas y Negredo como principales puñales en ataque. Pero la electricidad la iba a durar poco a los visitantes, hasta que el árbitro decidió pitar, a instancias de su asistente, penalti de Fazio a Jorge Molina. De la pena máxima se hizo cargo Rubén Castro, quién hizo soñar un poco más a su afición con el 2-3.
El partido se volvió loco y tan sólo tres minutos después del penalti, otro lance del juego tuvo repercusión en el Sevilla. Una falta normal, derivó en una tangana que terminó enzarzando a Medel con Cañas. El jugador del Sevilla fue castigado con roja directa, mientras que el del Betis, con amarilla.
Los locales se vinieron arriba con la superioridad numérica y dispusieron de varias ocasiones para empatar el partido. Los minutos pasaban, muy deprisa para los béticos y muy despacio para los sevillistas, quienes defendían con uñas y dientes un resultado que parecía suyo desde el principio. Tanta fue la insistencia verdiblanca  que finalmente en el minuto 89 se obró el milagro. Un saque de falta botado al corazón del área sevillista, lo aprovechó Nosa para empatar el partido y llevar el éxtasis a las gradas del Benito Villamarín.