Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Levante lanza un jarro de agua fría al Granada

Granada - LevanteEFE

El Granada ha empatado (1-1) ante el Levante este domingo en el partido correspondiente a la vigésimo octava jornada de la Liga BBVA disputado en el Nuevo Los Cármenes, consiguiendo un punto que se antoja escaso ante el dominio del que gozó en el partido y la necesidad de puntuar dada su situación en la tabla clasificatoria, quedándose así con solo cuatro puntos de ventaja sobre el Mallorca, equipo que marca el descenso.

El equipo valenciano afrontaba el partido tras la eliminación en la 'Europa League', por lo que la Liga se presenta como la única vía para poder vivir de nuevo el sueño europeo la próxima temporada. Sin embargo, pudo más el cansancio que la ilusión y solo logró un punto que le aleja un poco más de la lucha por los puestos que dan acceso a Europa.
Comenzó el Levante bien asentado y teniendo la posesión de la pelota, pero esos primeros minutos fueron un espejismo. Los de Lucas Alcáraz consiguieron sacudirse ese amago de dominio inicial del equipo visitante y comenzaron a llegar con más frecuencia al área de Munúa. Los de 'JIM', como es habitual, intentaban atacar con balones largos, pero esa estrategia asusta menos desde que no está Martins.
Fruto de ese dominio llegó la ocasión más clara para el Granada a la media hora en las botas de Nolito, que tras recibir un pase de Ighalo superó a Munúa picando el balón, pero Vyntra estaba debajo de los palos para despejar. Un minuto después, Gil Manzano vio penalti en un salto de Pedro López con Nolito y el especialista en ese tipo de menesteres, Siqueira, abrió el marcador engañando a Munúa. El gol fue un bálsamo para el Granada que le permitió tranquilizarse y dominar sin complejos hasta el descanso.
El comienzo de la segunda mitad fue un calco del de la primera, pero en esta ocasión el Levante sacó premio del tímido dominio. Juan Ignacio Martínez dio entrada a Acquafresca y antes de que se cumplieran cinco minutos, se estrenó como goleador en el momento que su equipo más le necesitaba. Un balón botando en el área tras asistencia de Iborra lo mandó el italiano al fondo de las mallas con un remate cruzado.
El Levante parecía conformarse, y de nuevo el equipo nazarí era el que más buscaba la portería contraria. Eso sí, permitiendo contrataques con cada vez más sensación de peligro. Aranda lanzó una falta desde la media luna, siendo ésta la ocasión más clara de la segunda mitad, pero Munúa despejó de puños. Agonizando el partido el Granada reclamó una mano de Vyntra en su propio área pero el árbitro no la pitó y señaló acto seguido el final del partido con el consiguiente reparto de puntos.