Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un sólido Zaragoza mete al Granada en problemas

El Zaragoza ha vencido al Granada a domicilio (1-2) en un buen encuentro de los maños, correspondiente a la octava jornada de la Liga BBVA, que dominaron el choque durante su mayor parte y se llevan tres puntos del 'Nuevo Los Cármenes' para dejar al Granada en una situación complicada.

El Zaragoza sumó su tercera victoria y respira a tres del descenso, mientras que el Granada continúa con ocho puntos, aún fuera de la zona de peligro.
Ambos equipos encaraban el encuentro necesitados de victoria y nada más comenzado el choque una falta botada por Víctor Rodríguez desde la izquierda fue aprovechada por Helder Postiga para rematar a placer ante la pasividad de la defensa del Granada (0-1).
A los andaluces les afectó el tanto y no terminaron de cogerle el pulso al partido. La lesión de Jaime Romero fue la gota que colmó el vaso del nefasto comienzo de los de Anquela.
El choque adquirió un ritmo lento en el que apenas se pudo ver las áreas defendidas por Toño y Roberto. Los de Manolo Jiménez mostraban más ambición y por ello lograron su segundo gol gracias a una buena jugada entre Montañés y Víctor que el segundo remató a placer. Con un Zaragoza muy cómodo en territorio nazarí se llegó al descanso.
EL GRANADA NO COMPLETÓ LA REMONTADA
En la segunda parte los andaluces le pusieron más intensidad a su juego, empezaron teniendo el balón y llegando con más peligro al área maña. Íñigo López a punto estuvo de estrenar el casillero goleador de los suyos, aunque su remate de cabeza se marchó desviado por poco.
Pareció un espejismo, pues el Zaragoza continuaba jugando con comodidad hasta que la expulsión de Iriney por una dura entrada les espoleó. Quedarse con uno menos despertó a los locales que anotaron gracias a un saque de esquina perfectamente rematado por El Arabi a poco más de un cuarto de hora del final.
A partir de ahí, lo que quedó del choque fue un asedio del Granada en busca del empate, pero no tuvo suerte y dejó escapar los tres puntos de su estadio.