Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Levante saca petróleo del Coliseum

El Levante ha conseguido una victoria por la mínima ante el Getafe (0-1), en el partido correspondiente a la octava jornada de la Liga BBVA, gracias al solitario gol de Míchel rozando el pitido final que sentenció a un equipo local que no mereció tal castigo.

Con este resultado, y tras imponerse en el derbi valenciano, el Levante suma sus primeros puntos lejos de Valencia en esta temporada, que le sitúan en los privilegiados europeos, y rompe así la racha de victorias de un Getafe que sólo conocía la derrota en casa ante el Barcelona en este curso.
En un más que gris ambiente en el Coliseum, bajo la lluvia y ante las ya habituales gradas semivacías de Getafe, pronto el equipo local asumió el control del partido. Con el balón y el dominio territorial llegaron las primeras ocasiones azulonas de la mano de un activado Pedro León que acompañaba, en esta ocasión, al hoy titular Paco Alcácer.
Sin embargo, replegado atrás y esperando a la contra, el Levante tuvo la ocasión más clara cuando Barkero armó un disparo que obligó a Moyá a realizar una parada a la altura. Poco a poco, los visitantes igualaban la contienda y el encuentro se quedaba sin dueño. Antes del descanso, Pedro León se activó y era un puñal por la izquierda, en donde encontró en Miguel Torres a su mejor socio.
Cumplidos los primeros 45 minutos de juego, el descanso no cambió el guión del encuentro, y los de Luis García Plaza hacían trabajar a destajo al meta Munúa. Sin embargo, el gol no llegaba y el Getafe comenzaba a desesperarse e incluso, preso del ansia de victoria, dejaba huecos atrás que el Levante aprovechó para recordar que el triunfo aún podía caer para cualquier lado.
Con el 'carrousel' de cambios, ambos entrenadores apuraban sus últimas balas en la recámara cuando el partido caía en intensidad y, precisamente Míchel, que había sustituido a Barkero, daba la razón a Juan Ignacio Martínez. Con un excepcional disparo, el atacante granota sorprendía a un adelantado Moyá y sellaba, en el 87, el gol de la victoria Levante para lamento de un desacertado Getafe que finalmente pagó su falta de puntería.