Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La respuesta del fútbol a la victoria de Trump: histórico abrazo en el EEUU 1-2 México

abrazo eeuu mexicocuatro.com

El deporte ha vuelto a demostrar que no sólo está para entretener y que sus valores sirven a menudo para denunciar, unir o enviar mensajes simbólicos sobre temas sociales o políticos cuando es necesario. Lo demostró anoche, en el estado de Ohio, Estados Unidos, donde se enfrentaban la selección de ese país a la vecina México. Ante el desafío divisor y xenófobo del recién elegido presidente Donald Trump, se plantaron los dos equipos de fútbol frente a las cámaras en un abrazo conjunto que pasará a la historia.

El mundo se despertó el miércoles conmocionado por la victoria de Donald Trump, un presidente de EEUU que llega a la Casa Blanca con un discurso más que preocupante al menos para los mexicanos (y latinos en general) que viven en suelo estadounidense. La casualidad del calendario FIFA ha hecho que EEUU y México se enfrenten apenas tres días después. El partido se jugó en el Mapfre Stadium de Columbus. Y, como tantas otras veces, el espíritu integrador del deporte ha dejado una imagen para la historia.
Antes de que la pelota echara a rodar, los dos equipos han decidido formar juntos en la foto de grupo. Un abrazo más que simbólico, después de que Trump haya llegado a la Presidencia amenazando con construir un muro en la frontera entre los dos países. Un muro que, además, debía pagar México. Frente a semejante discurso divisor y ciertamente xenófobo, el deporte ha vuelto a alzar la voz y a recordar, una vez más, que el espíritu deunión está por encima de la rivalidad. Por cierto, ganó México 1-2.