Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El lado oscuro del fútbol: 'roba' la camiseta de un jugador a un niño de once años

Vickie Trimbellcuatro.com

Una de las peores caras del fútbol salió a relucir este pasado domingo en Wembley. Jermaine Beckford, autor de un hat-trick en la final por asccender a la Championship (segunda inglesa), lanzaba su camiseta a la grada. Varios aficionados pelearon por ella, hasta que una aficionada se la quitaba a un niño de tan solo once años.

El pasado domingo, el fútbol inglés no vivía pendiente de la Premier League. Hacía tiempo que el Chelsea ya la había ganado de manera matemática y el único atractivo era vivir el último partido de Gerrard en las Islas. Los focos del Stoke-Liverpool eran compartido junto con la fase de ascenso a la Championship, segunda categoría del fútbol británico, que se juega tradicionalmente por estas fechas y tienen como sede el expectacular estadio de Wembley.
Escenario de grandes finales como aquella en la que el Barcelona 'bailaba' al Manchester United, Wembley acogía un partido entre equipos más modestos. Swindon y Preston North End medían sus fuerzas con el ascenso en juego. El partido tuvo poca historia. Tristemente, la noticia estuvo en la grada, pero para ello hay que contextualizar la situación. El Preston, equipo del condado de Lancashire, fue amo y señor del encuentro, goleando a sus rivales por 4-0. El indiscutible protagonista: Jermaine Beckford. El delantero, ex de Everton y Bolton, firmó una soberbia actuación para llevar a su equipo a la categoría de plata. Tres goles que no daban ninguna opción al rival.
A veinte minutos del final y con el partido ya resuelto, el entrenador decidía sustituir al autor del 'hat-trick', que se marchaba entre una sonora ovación. Al llegar al banquillo, el goleador, ante las peticiones de un grupo de nños, lanzaba su camiseta a la grada. En un primer momento, varios de los críos pugnan por el preciado tesoro, hasta que llega alguien más grande y fuerte que ellos. Ésa era Vickie Trimbell, una 'aficionada' de 31 años que entraba en la pelea por la camiseta. La 'lucha' por la elástica se quedó en cosa de dos. Una batalla igualada entre la mencionada aficionada y un 'poderoso' niño de once años. El desenlace ha desatado las iras de los aficionados ingleses: Vickie Trimbell arrebataba la camiseta al niño pequeño y se sentaba tranquilamente. Lo que no sabía Trimbell es que un vídeo aficionado había capatado toda la secuencia:
Traducción: "Aparentemente ella no es la madre del niño... #CamisetadeBeckford"
El suceso ha despertado un profundo malestar entre personas de todo tipo, aficionados y no aficionados al fútbol, que presuntamente han utilizado las redes sociales para amenazar a Trimbell. La 'hooligan' ha tenido que cerrar su perfil de Facebook y ha interpuesto una denuncia contra sus acosadores. Además, ha querido explicar lo sucedido: "Me han dejado como una idiota. En su momento se sabrá la verdad".
Mientras se desvela el misterio, la familia del niño pequeño quiso poner un poco de cordura en toda esta situación y no han querido darle más importancia al lamentable incidente: "El niño está un poco decepcionado, nada más. Pero no vamos a crear un conflicto por una simple camiseta. Seguro que todo se resuelve de la mejor manera". Eso esperamos.