Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡El Barça gana en los penaltis al Madrid una final de locura en el torneo de Fútbol 7!

El Madrid se puso por delante a falta de un minuto para el final del partido con un gol de Paulo pero el Barça empató con un tanto de Moriba casi sobre el pitido final. En los penaltis, el equipo culé se llevó el torneo tras el fallo de Theo Zidane y consigue la primera edición que se disputa fuera de España.

Una final de infarto. Un final impredecible. El Madrid se adelantó en la primera parte y controló el partido pero el Barcelona fue poco a poco creciendo hasta empatar con un golazo de Pablo Moreno, pichichi del torneo con seis goles. El equipo culé se acercó con más peligro en los minutos finales pero Paulo cogió un balón en el centro del campo y puso la final patas arriba con un tanto a dos minutos del final.
El Barcelona no se dio por vencido y en la última jugada posible, Moriba se sacó un zurdazo imparable que igualaba todo y dejaba el partido para que se decidiera en los penaltis. La suerte de la pena máxima cayó del lado azulgrana, con el fallo de Theo Zidane y el gol de Pablo Moreno y el título fue a las vitrinas del Barcelona, que repetía título. Un trofeo que el Real Madrid no consigue desde el año 2000 y que tuvo en la mano.
Antes de la final, el Real Madrid había goleado en las semifinales al Valencia por 4-0, con una exhibición de Paulo, mejor jugador del torneo disputado en Perú, y el Barcelona había dejado en el camino al Atlético de Madrid. El equipo azulgrana consiguió remontar el golazo de Marcos y llevó al partido a la tanda de penaltis donde también ganó en suerte al conjunto rojiblanco.
En la pelea por el tercer puesto, el Valencia llegó más fresco que el Atlético y el equipo valencianista se llevó el partido con un cómodo 3-0. Era la final de consolación porque la de verdad la había ganado el Barcelona al Real Madrid en los penaltis.