Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos dos explosiones en las inmediaciones del estadio del Besiktas dejan 13 muertos en Estambul

Al menos 13 personas han muerto, según fuentes de seguridad a Reuters, por dos explosiones registradas a las 20.30 horas --hora peninsular española -- cerca del estadio Vodafone Arena del club de fútbol Besiktas en Estambul en lo que, según las primeras impresiones de las autoridades, se trataría de un atentado terrorista contra las fuerzas antidisturbios que rodeaban las instalaciones al término de un encuentro del equipo local.
Dos horas después de las explosiones, las fuerzas de seguridad turcas han realizado la detonación controlada de un paquete sospechoso también localizado en las inmediaciones, según la cadena NTV. Las fuerzas de seguridad no han confirmado si las explosiones iniciales prosiguieron con un tiroteo cerca del lugar, como informaron en un principio algunos medios, citando a testigos presenciales.
Una orden de censura dictada por el Consejo Supremo de Radio y Televisión Supremo ha forzado que la información sobre el incidente se haya publicado con cuentagotas a la espera de que el ministro del Interior, Suleiman Soylu, realice una declaración oficial en las próximas horas.
El ministro no ha confirmado la cifra de muertos dada por las fuerzas de seguridad aunque sí ha indicado que una de las explosiones, casi con toda seguridad, se debe a la explosión de un coche bomba en un ataque que habría involucrado, como mínimo, a un terrorista suicida.
La cadena turca NTV informa de al menos 40 heridos por las detonaciones, que ya han sido puestas en conocimiento tanto del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, como de su primer ministro Binali Yildirim. Tanto Soylu como el ministro de Sanidad, Recep Akdag, se dirigen al lugar del incidente mientras la Fiscalía ha designado a seis representantes para trabajar inmediatamente en las investigaciones.
De momento ningún grupo ha asumido la responsabilidad de los ataques.