Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exjugador del Barça Adriano defiende ante la jueza que no ocultó dinero a Hacienda

El exjugador del FC Barcelona y ahora futbolista del Besiktas turco, Adriano Correia, ha defendido ante la jueza en su declaración como investigado por fraude fiscal que no ocultó a Hacienda los ingresos de sus derechos de imagen, según han explicado a Europa Press fuentes judiciales.
En una comparecencia de algo menos de una hora este martes ante la titular del Juzgado de Instrucción 9 de Barcelona, Silvia López Mejía, el futbolista ha explicado que gestionó los derechos guiado por sus asesores pero, en todo caso, ha insistido en que pagó todos los impuestos que le correspondían.
La Fiscalía, en su denuncia con la que arrancó la investigación judicial e interpuesta tras un informe de la Agencia Tributaria, acusa a Adriano de defraudar más de 646.000 euros a Hacienda en los ejercicios fiscales de 2011 y 2012, pues tendría que haber hecho constar en sus declaraciones de IRPF los beneficios por los derechos de imagen y no lo hizo.
Según la Agencia Tributaria, el jugador no declaró ingreso alguno de explotación de los derechos de imagen, lo que supuestamente implicó un fraude de 189.419 euros el primer año y 456.666 el segundo, en ambos casos siendo jugador del FC Barcelona.
LA DEFENSA DE ADRIANO
La Fiscalía le acusa, concretamente, de haber ocultado los ingresos derivados de contratos publicitarios de la marca deportiva Nike y, por otro lado, de simular la cesión de sus derechos de imagen a una sociedad instrumental de Madeira (Portugal).
En su comparecencia, Adriano ha dicho que esta sociedad instrumental ideada por sus asesores estaba a su nombre, con lo que no había simulación ni intención alguna de ocultar que le pertenecía --según han explicado fuentes judiciales-- y ha defendido también que ya pagó lo que le correspondía por los ingresos de imagen en 2011 y 2012 aunque fuese a posteriori en declaraciones complementarias.