Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exadministrador general de la RFEF niega que Villar haya cometido irregularidades

El exaministrador general de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) José María Castillón ha negado este jueves que el organismo deportivo cometiese irregularidades y que nunca ha sospechado nada del hasta ahora presidente del mismo Ángel María Villar, en prisión incondicional desde el pasado jueves por liderar presuntamente una trama de sobornos en la RFEF.
Así lo ha manifestado Castillón a los medios de comunicación al salir de la Audiencia Nacional donde ha declarado como investigado durante cerca de dos horas ante el juez instructor Santiago Pedraz. El que fuera administrador de la Federación de Fútbol ha indicado que ha trasladado al magistrado que él es "desconocedor de todas las faltas" presuntamente cometidas por Villar y del vicepresidente económico, Juan Padrón, también en prisión incondicional por estos hechos.
"Estaba ajeno a todos estos temas tanto de Padrón como de Villa y así se lo he explicado", ha dicho Castillón. En este sentido, tras abandonar la sede judicial, ha afirmado que en todo el tiempo que ha trabajado junto al expresidente de la federación no ha sospechado ni dudado "absolutamente nada".
"No ha habido irregularidad nunca" en la RFEF, ha afirmado rotundamente al ser preguntado al respecto. De hecho, ha precisado que él tiene "una forma de ser muy seria y legítima y legal" y que, por tanto, si hubiese sospechado de "alguna cosa" lo habría denunciado.
"NO SE HA SAQUEADO NADA"
Este jueves también ha declarado, como testigo, el recién nombrado presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Juan Luis Larrea, que ha defendido la legalidad de las actuaciones del organismo deportivo y ha negado este jueves la existencia de una trama de corrupción en el organismo así como el presunto cobro de comisiones irregulares por parte de las personas vinculadas a la trama. "Aquí no se ha saqueado nada", ha dicho.
El juez Santiago Pedraz ha comenzado este martes a tomar declaración a las aproximadamente 40 personas investigadas por su vinculación con la red "clientelar" creada por Villar para el desvío de fondos del organismo y para garantizar su permanencia al frente del puesto que ostenta desde el año 1988. También han comparecido en esta ronda de interrogatorios algunos testigos.
El titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional apuntó en el auto por el cual decretaba prisión para Villar, su hijo Gorka, Padrón y el secretario de la Federación Tinerfeña, Ramón Hernández Baussou --en libertad tras abonar una fianza de 100.000 euros-- que al menos desde 2009 el directivo creó un entramado que ha permitido la desviación de fondos tanto públicos como privados de la RFEF y organismos vinculados a ellos como la propia Fundación y MUPRESFE (Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles a Prima Fija) .
Pedraz sospecha que Villar ha cometido "excesos administrativos" por un lado con el nombramiento de los miembros de la Junta Directiva (que utiliza a modo de recompensa para premiar la lealtad de los presidentes de las federaciones afines o vetar a los que le son contrarios), y por otro, con la concesión de beneficios a los que han favorecido su candidatura. Estas serían la Federación de Fútbol de la Región de Murcia y la Federación Cántabra de Fútbol.