Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla tira de pegada ante el Villarreal (1-3) y ve los cuartos de final muy cerca

Villarreal - Sevillacuatro.com

El Sevilla dio un golpe de efecto ganando al Villarreal (1-3) fuera de casa en el partido de ida de octavos de final de la Europa League. El conjunto de Emery fue mucho más efectivo y el gol de Vitolo a los 13 segundos de encuentro allanó el camino de los andaluces. El submarino amarillo no se rindió nunca y lo intentó hasta el final, como lo hará en el Sánchez Pizjuán en una semana, pero el Sevilla tiene los cuartos de final muy cerca. Vitolo, M’Bia y Gameiro marcaron para el Sevilla y Vietto para el Villarreal.

¡Vaya manera de empezar el partido! El Sevilla sorprendió al Villarreal en el saque inicial del partido y a los 13 segundos de encuentro dio un puñetazo encima de la mesa para poner la eliminatoria a su favor. Era sólo el comienzo, pero un pase a la espalda de la defensa dejó a Vitolo en un mano a mano con Asenjo y no perdonó. Los de Marcelino tocaron el balón por primera vez para recogerlo de la red. El gol de Vitolo pasaba a los libros de historia empatando como el más rápido en la historia de la Europa League.
El Villarreal respondió en la jugada siguiente. El submarino amarillo cazó un balón en la frontal del área pero el disparo de Vietto se estrelló en el larguero. No iban a bajar los brazos por el gol y los de Marcelino se crecieron con el tanto en contra. Más ataque, más ganas y más presión contra la portería de Sergio Rico. El Villarreal encerró en su área al Sevilla y fue un bombardeó al área sevillista.
No se le pudo reprochar nada al Villarreal, lo intentaba todo pero se encontraba una y otra vez con la defensa del Sevilla. Moi entraba menos por su banda pero el trabajo de M’Bia y Carrizo ganaban la partida al juego amarillo. Y así llegó el segundo mazazo para los amarillos. Un centro desde la izquierda y M’Bia, que estaba en fuera de juego, cabeceó a la red superando a Asenjo. Los andaluces tenían la clasificación muy encarrilada antes de la media hora de partido en la ida pero el Villarreal seguiría intentándolo.
Además, la primera parte dejó dos bajas para el partido de vuelta, una por cada bando. En el Sevilla, Krychowiak cazó a Vietto en la línea de fondo y el árbitro no se lo pensó, y en el Villarreal, Jaume Costa, cortó una contra que le valió la amarilla y no estar en el Pizjuán en una semana. Si el primer acto había sido alocado, el segundo lo empezó aún más.
El Villarreal arrancó con mucha fuerza y Vietto pescó en el área del Sevilla un rechace para acortar las diferencias. El tanto le daba esperanza a los de Marcelino y se metían en la eliminatoria de lleno. El Sevilla protestó por fuera de juego pero el gol era legal porque el delantero no estaba en posición ilegal. El Madrigal se enchufó desde el primer momento pero no le dio tiempo a llevar en volandas a su equipo porque Gameiro echó al estadio amarillo un jarro de agua fría por encima.
El Sevilla siempre llevó peligro por alto y en la siguiente jugada al tanto de Vietto, los andaluces volvieron a llevarse la pelota en el punto de penalti y la pelota le quedó a Gameiro para que fusilara a Asenjo de media volea. Con este tanto, el Villarreal tenía mucho que remar, se le ponía muy cuesta arriba la eliminatoria. No le quedaba otra que volcarse en la portería de Sergio Rico y poder meterse en la eliminatoria. La tensión era mucha y Marcelino fue expulsado tras el tanto de Gameiro. El técnico del Villarreal no podrá estar en el banquillo visitante en el Sánchez Pizjuán.
El Villarreal nunca baja los brazos y así lo hizo. Ataque tras ataque. Intento tras intento. Por un lado o por el otro. El Madrigal empujó a su equipo pero sabiendo que la dificultad era muy grande. No llegó otro gol pese a que Gerard Moreno estuvo a punto de conseguirlo casi en el descuento. El submarino amarillo lo tendrá muy difícil dentro de una semana en el Sánchez Pizjuán, eso sí, el Villarreal nunca se rinde y le intentará poner en aprietos a los de Emery.