Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla supera la agonía ante el Zenit (2-2) y pasa a las semifinales de la Europa League

Sevilla Zenitcuatro.com

El Sevilla sufrió mucho ante el Zenit pero un gol de Kevin Gameiro en los minutos finales del partido (2-2) le dio el pase a las semifinales de la Europa League. El equipo andaluz se adelantó nada más comenzar el partido pero los goles de Rondón y Hulk empataron la eliminatoria y pusieron contra las cuerdas a los de Emery. Gameiro apareció en el momento justo y dio el billete de semifinales a los de Emery.

El equipo ruso recupera a jugadores importantes como Hulk o Danny pero tenían la de Garay en el centro de la defensa. Emery salía con todo, y recuperaba a Beto en la portería tras muchos partidos ausente, para defender el 2-1 del encuentro de ida en el Pizjuán. Y no se le pudo poner mejor la eliminatoria a los cinco minutos de juego. El árbitro señaló un penalti de Neto sobre Vitolo y Bacca puso el balón en la escuadra para encarrilar el pase a las semifinales.
A los de Villas-Boas no les quedaba otra que irse al ataque. Ahora necesitaban dos goles para empatar y tres para ganar. La Feria de Abril de Sevilla se trasladó durante dos horas a San Petersburgo y la fiesta comenzó de la mejor manera posible. El Zenit siguió con lo tenía previsto pero el tanto le dio una mayor tranquilidad a los de Emery para buscar la sentencia a la contra.
Todo pintaba muy bien para el Sevilla pero llegó una mala noticia. Pareja se lesionó en la rodilla tras caer con todo el peso de su cuerpo y tuvo que ser retirado en camilla. Emery no tuvo más remedio que hacer el primer cambio y sacó a Iborra por el central para retrasar a Krychowiak al centro de la defensa.
El balón le duraba poco al Sevilla pero el Zenit tampoco llegaba con peligro. Danny cogió la iniciativa en ataque de los rusos pero la defensa sevillista no dejó ninguna fisura en la primera parte. Beto, que volvía tras la lesión, no tuvo que intervenir demasiado, solo inquietó un tiro de Danny al poste, y con el paso de los minutos, al Zenit le fueron entrando las prisas. Aleix Vidal pudo sentenciar en el primer acto pero apuró demasiado y la defensa despejó en los metros finales. Y Bacca, que cumplía 100 partidos con la camiseta del Sevilla, también pudo poner la puntilla pero el disparo del colombiano lo sacó la defensa bajo palos. Así se llegó al descanso, con el Sevilla con un pie y medio en las semifinales de la Europa League.
Pero no iba a ser tan ‘fácil’. A los dos minutos de la segunda mitad, Beto cometió un fallo garrafal y dejó el balón muerto en el área pequeña para que Rondón pusiera el empate. El Zenit se veía a un gol de igualar la eliminatoria y tenía toda la segunda parte para conseguirlo. Tocaba sufrir. Y mucho.
El duelo se abrió para los dos equipos y Danny seguí siendo el jugador más peligroso de los de Villas-Boas. El Sevilla defendía y soltaba algún latigazo con Bacca arriba pero el control ruso era total. Coke tuvo la sentencia del partido pero su disparo lo despejó la defensa en el último instante. El Zenit se descuidaba atrás y el equipo español intentaba sentenciar.
Pero el Zenit no cesaba en la búsqueda del segundo gol que forzara la prórroga. Beto, en otro fallo, estuvo a punto de colarse el balón en un despeje y Hulk, con un disparo raso puso un nudo en la garganta a los aficionados sevillistas. Los minutos corrían y el sufrimiento era cada vez mayor.
Al final la agonía se convirtió en realidad. Hulk vio adelantado a Beto y el brasileño disparó desde la banda para sorprender al portero portugués y poner la eliminatoria empatada a menos de 20 minutos para el final. El partido se había dado la vuelta radicalmente, igual que pasó en la vuelta. El Zenit se vino arriba y era una avalancha rusa contra la portería de Beto.
Los rusos atacaban sin descanso y el Sevilla estaba contra las cuerdas. No reaccionaba a los golpes pero Beto apareció en el momento clave para frenar a los de Villas-Boas. Cuando peor estaban las cosas… Apareció la raza del campeón y Gameiro puso el empate en el partido y la sentencia de la eliminatoria. El Sevilla cazó una contra y bajó los humos de la afición rusa, que estaba llevando en volandas a los suyos. Con sufrimiento hasta el final, pero en Europa hay que pasar partidos así para llegar lejos. El Sevilla estará en el bombo de las semifinales de la Europa League. Misión cumplida aunque con más apuros de los previstos.