Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así fueron las siete finales 'negras' del Benfica por la 'maldición Bela Guttmann'

gutmanncuatro.com

"Benfica sin mí nunca ganará una copa europea" fue la sentencia de Bela Guttmann y que persigue al club portugués desde 1962. Siete finales europeas ha disputado desde entonces: 5 de Copa de Europa y 2 de Europa League... todas perdidas. La final entre Sevilla - Benfica, este miércoles a 20.45 h. en Cuatro y mitele.es.

Cuando el jueves 1 de mayo se conoció que Sevilla y Benfica disputarían la final de la Europa League, un nombre comenzó a sonar por encima de todos. Bela Guttmann falleció en Viena en 1981, pero está más presente que nunca entre los aficionados al Benfica, y al fútbol. El técnico húngaro fue despedido por el club lisboeta en 1962 a pesar de haber conquistado la Copa de Europa por segunda vez. El motivo fue pedir un aumento de su ficha, que los directivos le negaron. Fue entonces cuando lanzó unas palabras, que desde entonces asolan al Benfica en forma de maldición: "Benfica sin mí nunca ganará una copa europea".
A partir de ese momento, el club portugués ha disputado 7 finales europeas, todas perdidas: 5 de la Copa de Europa y 2 de la Copa de la UEFA/Europa League. El mal fario de las 'águilas' se inició en 1963. El Milan conquistó su primera 'Orejona' ante el Benfica, venciendo por 2-1. Dos años después los lisboetas volvieron a disputar la final de la Copa de Europa, en esta ocasión ante el Inter. Un gol de Jair dio el título a los 'nerazurri'. En 1968 fue el Manchester United de George Best y Bobby Charlton quien les apartara de la gloria. Los 'red devils' se impusieron en la prórroga por 4-1.
No fue hasta 20 años después cuando Benfica volvería a disputar una final de la Copa de Europa. En Stuttgart, frente al PSV Eindhoven, y de nuevo con derrota, en los penaltis. En 1990, antes de la final de la Copa de Europa en Viena,  y, cuando la maldición había alcanzado ya tintes legendarios, Eusebio, que estuvo a las órdenes de Gutmann decidió hacer una ofrenda a la tumba del entrenador en la capital austriaca. Ni por esas. El Milan venció por 1-0.
En 1983, el Benfica se enfrentó al Anderlecht por la Copa de la UEFA, y de nuevo volvió a caer. La última vez que los seguidores del club lisboeta han tenido que lamentarse fue el pasado año. El Chelsea se impuso en el descuento en la final de la Europa League. La última crueldad que han sufrido sus aficionados. El Sevilla puede dar continuidad a una condena que dura ya 52 años.