Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla comienza con una sonrisa, el Betis no ve puerta ante el Lyón

El único equipo español que pudo empezar la Europa League con una sonrisa fue el Sevilla. El Betis no pasó del empate ante el Lyón (0-0), el Valencia perdió (0-3) en casa ante el Swansea pero el equipo de Emery venció (1-2) al Estoril en Portugal.

El Sevilla se ha convertido en el líder en solitario del Grupo H de la Europa League tras su victoria ante el Estoril (1-2) --la primera de la temporada-- y el empate (2-2) en el duelo entre el Slovan Liberec y el Friburgo. El conjunto de Unai Emery, que venció con goles de Vitolo y Gameiro, firmó una excelente segunda mitad y aprovechó a la perfección el otro resultado de su grupo.
A los 58 minutos llegó el primero del Sevilla, obra de Vitolo, que aprovechó una excelente jugada de Marko Marin. El canario, con mucha sangre fría, cruzó la pelota al palo largo y la hizo imposible para Vagner, el cancerbero estorilense.
No obstante, la reacción local no se hizo esperar y Bruno Miguel estableció el empate (1-1) dos minutos después. Una jugada por el costado derecho, a la que no llegó Cala, permitió al Estoril igualar fuerzas y obligó al Sevilla a seguir prodigándose en ataque. Y ahí, con Gameiro en el verde, la moneda salió cara.
El francés, ex del PSG, calcó el tanto de su compañero Vitolo --desde el mismo sitio y marcando por el mismo palo-- cuando apenas restaba cuarto de hora. Gameiro la volvió a tener, pero el marcador no se movió en lo que fue la primera victoria sevillista de la temporada. Esta vez salió sonrisa.
Betis Lyón

El Betis firma las tablas con el Lyón
El Betis y el Olympique de Lyon han firmado las tablas (0-0) en el partido disputado este jueves en el Benito Vilamarín, correspondiente a la primera jornada del grupo I de la Europa League, donde el nivel fue muy parejo, marcados ambos conjuntos por la poca pólvora a la hora de batir al rival.
A pesar de que el Olympique venía con más nombre, el Betis no se arrugó en su regreso a una competición europea. La mayoría de la primera mitad estuvo falta de ocasiones, en gran parte por la buena organización defensiva de ambos conjuntos, sobre todo el Lyon, que en tres cuartos de cancha conseguía presionar a los verdiblancos para que no pudiesen elaborar jugadas en los metros finales.
El Betis fue mejor en los últimos minutos y, aunque el Olympique centraba sus opciones en balones largos a Alexandre Lacazette, nadie consiguió finalmente abrir la lata y el encuentro finalizó con el empate a cero inicial.