Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡El Sevilla gana en los penaltis ante el Benfica su tercera Europa League!

El Sevilla consiguió su tercera Europa League en la tanda de penaltis. La victoria del equipo andaluz fue agónica, con un Beto que se convirtió en el héroe de la final al detener dos penaltis, y un gol de Gameiro que jugó infiltrado en la pierna con que marcó el tanto decisivo. La maldición de Bela Guttmann en el Benfica se alarga a ocho finales perdidas en Europa ¡El Sevilla es campeón de la Europa League!

A pesar de no haber goles, el partido fue muy intenso y con numerosas ocasiones. Pero nadie marcó y el duelo acabó en los penaltis. En la tanda, el héroe fue Beto, que paró dos de los lanzamientos del Benfica. Para la historia quedará Kevin Gameiro que marcó el penalti definitivo, el que le dio al Sevilla la Europa League, la tercera de su historia.
Sevilla y Benfica no arriesgaron de inicio. Los portugueses se quedaron el balón de inicio pero no crearon peligro ante la portería de Beto. El equipo de Emery esperó su oportunidad y las primeras ocasiones llegaron en las botas de Bacca pero el colombiano no acertó ante Oblak.
Poco a poco, el conjunto portugués se fue estirando y mandó avisos. Fazio y Alberto Moreno tuvieron que cortar dos llegadas y se vieron con amarilla en los primeros minutos. Que dos defensas tuvieran tarjeta antes del descanso no era muy buena noticia pero no bajaron la intensidad. De las botas de Alberto Moreno llegó otra ocasión del Sevilla pero el lateral disparó al centro de la portería tras el recorte.
Una entrada de Moreno a Sulejmani obligó a que el jugador del Benfica no pudiera continuar y dejara su puesto a Almeida pasada la media hora de partido. Los dos equipos estaban más pendientes de mantener la portería imbatida que de marcar y eso se notaba en el juego aunque algunos latigazos cambian la inercia.
Pero el Benfica también ‘tocó’ en la puerta de Beto. El portero tuvo que sacar una mano en el área pequeña para salvar el gol pero ahí no se llegó al descanso. La polémica de la primera parte llegó justo en el minuto 45. La defensa del Sevilla se hizo un lío atrás y Gaitán se plantó solo ante Beto pero Fazio reaccionó a tiempo para meter la pierna con mucho riesgo y despejando el balón. El Benfica pidió la pena máxima pero Félix Brych señaló saque de puerta.
El primer acto sirvió de toma de contacto porque no se decidió nada. El Benfica arrancó con mucha fuerza y con una triple ocasión tuvo el primer gol del partido pero la defensa consiguió sacar con muchos apuros. El encuentro se abrió mucho, nada que ver con la primera parte, y las oportunidades llegaron para los dos equipos pero la puntería no estaba afinada.
Beto volvió a aparecer en los minutos finales y los dos firmaron la prórroga a un partido muy disputado y en el que cualquiera pudo haber marcado pero en el que los porteros fueron más determinantes.
En el tiempo extra, Bacca tuvo la oportunidad más clara con un mano a mano ante Oblak pero el disparo del colombiano se fue demasiado cruzado. Unai Emery, y hasta el Príncipe Felipe en la grada, ‘cantaron’ el gol de lo cerca que se fue del poste. El cansancio pesó en los dos equipos como un plomo y todos los esfuerzos se convirtieron en heroicos. Los 120 minutos reglamentarios no pudieron proclamar ningún campeón y tuvieron que ser los penaltis los que decidieran el campeón, tuvieron que ser los penaltis los que proclamaran al Sevilla por tercera vez campeón de la Europa League.